Fracasó el científico que quería ser tragado por una anaconda

Entretenimiento

Millones de personas habían sintonizado "Eaten Alive", un programa de Discovery donde un científico se había cubierto de sangre de cerdo para ser comido por una anaconda. Sea como sea, el reptil no lo hizo.

El naturalista voluntario es Paul Rosolie y el hombre no llegó a más de recibir una mordedura en la mano y un intento de sofocación.
anaconda discovery
"Es muy pesada, estoy tratando de moverme pero no puedo, me envolvió totalmente. Mis manos están bien. Estoy tratando de levantarme pero no puedo. Ella sabe que no puedo hacer nada más, estoy tratando de liberarme. Siento cada músculo de su cuerpo mientras respira. Estoy tratando de mover los brazos y las piernas... Es increíblemente pesada y saca provecho de eso. Tengo problemas para respirar y puedo morirme...", decía el hombre que era grabado por las cámaras de Discovery.
La anaconda era de 8 metros de largo y pesaba cerca de 200 kilos.
"Eaten Alive" se trata de un documental de dos horas que iba a ser emitido por la famosa cadena grabado en la selva peruana y si bien hubo una gran cantidad de personas que se quejaron por la idea del show a través de las redes sociales, muchos otros también lo esperaban ansiosos.
Rosolie tenía un traje especial untado de sangre para atraer la atención de la anaconda. Tal como había sido previsto, los auxiliares acudieron en ayuda cuando éste empezó a quejarse y a temer que la presión del animal logrará romperle algún hueso. Estas serpientes, las más grandes del mundo, asfixian normalmente a sus presas antes de ingerirlas.
"Toda su fuerza se concentró en mi brazo hasta que comencé a sentir que mi mano no recibía irrigación", dijo Rosolie, un conocido presentador de series sobre animales.

Temas

Dejá tu comentario