Un nene que no transpira puede morir "recalentado"

Entretenimiento

Fred James, un inglés de 3 años, nació sin glándulas sudoríparas y, si su temperatura corporal sube en exceso, podría sufrir un ataque con fatales consecuencias.

Un nene británico de 3 años sufre una malformación genética que le impide transpirar por lo que sus padres deben mantener su temperatura corporal controlada ya que, de lo contrario, podría fallecer.

Según informa el diario Daily Mail, el pequeño Fred James nació sin glándulas sudoríparas y si su temperatura corporal sube en exceso podría sufrir un ataque con fatales consecuencias. De esta manera, sus padres deben mantener su temperatura fresca mediante el uso de ventiladores, rociadores de agua y bolsas de hielo.

Sarah, la madre del pequeño, explicó: "Hacemos todo lo posible para que no tenga calor, por lo que tiene que estar controlado todo el tiempo. Cuando le sube la temperatura le dan convulsiones y es horrible".

Desde el mismo momento en que nació, Fred tuvo que ser reanimado porque tenía problemas respiratorios y estuvo en cuidados intensivos cuatro días.

Pero su primera crisis la tuvo a los diez meses. A partir de ahí visitaron médicos y especialistas hasta que consiguieron encontrar el diagnóstico. Ahora sus padres saben distinguir cuando está sufriendo un calentamiento, lo que les permite reaccionar rápidamente.

Dejá tu comentario