Cómo satinizar y conservar las verduras: la guía definitiva

Gourmet

Los tips para mantener los vegetales frescos y limpios, y que no se pudran hasta usarlas.

Lavar la verdura una vez en casa con el agua de la canilla es algo bastante frecuente ya que, por mera lógica, hasta llegar al local de venta debió haber pasado por varias manos, contaminándose considerablemente.

Aunque, ¿alcanza únicamente con limpiar con un poco de agua los alimentos para eliminar todos los microorganismos?

Según Natalia Soledad Pereyra, Gerente de calidad de la empresa Chef Gourmet, especializada en viandas y catering, “no es extraño que este tipo de productos frescos se haya contaminado en alguna de las etapas que atraviesa hasta llegar a los comercios”.

“Ya sea desde su crecimiento, cosecha o hasta por una higiene deficiente a la hora de su manipulación para almacenarlos, los vegetales están expuestos a múltiples agentes externos que pueden ser perjudiciales para el ser humano”, agregó.

Es por esto que la experta sostiene que “es muy importante desinfectar cada vegetal antes de consumirlo”, algo de lo que se comenzó a generar una especie de conciencia popular con la pandemia del Covid-19.

Por qué es importante lavar y satinizar los vegetales

Invertir algunos minutos para asegurarse de que todos los vegetales estén limpios y bien guardados, es una forma de cuidarse de ingerir suciedad, bacterias o productos en mal estado. También, prolonga el tiempo que se puede tomar para consumir ese alimento y evitar desperdiciar comida.

Cómo sanitizar verduras correctamente

Existen varios tipos de vegetales y cada uno de ellos requiere un proceso específico de limpieza. Los de hoja, como pueden ser la lechuga, la radicheta o la espinaca, son un grupo que sin dudas requiere más esmero por ser uno de los que más suciedad o bacterias puede tener a causa de sus múltiples hojas separadas, con muchos pliegues entre medio.

Vegetales con hojas

  1. Limpiar detenidamente solo con agua, hoja por hoja.
  2. Sumergir todas las plantas en una fuente llena de agua templada y colocar una gota de lavandina líquida por cada litro de agua, dejar reposar unos diez minutos. Es muy importante usar lavandina que especifique ser “apta para desinfección de agua y alimentos” y de ningún otro tipo.
  3. Enjuagar bien y secar todo.

Vegetales con cáscaras comestibles, como el pepino, la papa e incluso la zanahoria.

  1. Cocarlos debajo de un chorro de agua y, con un cepillo y apenas una gota de lavandina líquida -siempre apta para desinfección de agua y alimentos-, frotar con cuidado sus superficies.
  2. Después de asegurarse haber pasado el cepillo por todo el alimento, enjuagar bien y empezar con el secado.

Vegetales que poseen cáscaras que no son comestibles, como la palta, la calabaza o la cebolla son todavía más fáciles de lavar, dado que su corteza no se ingiere.

¿Por qué sanitizarlos, entonces? Si no se hace, al momento de cortarlos se pueden trasladar con el cuchillo microorganismos desde la superficie hacia interior. El proceso es prácticamente igual que el del punto anterior, con la salvedad de que no es necesario tener tanto cuidado porque, en general, su cáscara será bastante más dura.

Cómo conservar la verdura

A la hora de almacenar todo, hay que tener en cuenta que hay lugares predilectos para guardar cada vegetal y que cada tipo, de hoja, con cáscara comestible y no comestible, deben ir por separado.

  • Para los vegetales de hojas, lo ideal será guardarlos en bolsas de plástico o envueltos en papel, en la parte central o media de la heladera. Esto evitará que se marchiten y generará un ambiente húmedo que prolongará su buen estado durante unas dos semanas.
  • Para los vegetales con cáscaras comestibles será mejor el cajón de la heladera, apilados individualmente de forma tal que no se aplasten. No deben envolverse, ya que eso favorecerá su putrefacción. Si se usa este método, dependiendo del vegetal, se calcula una vida útil de entre una y tres semanas.
  • Por último, los que tienen cáscaras no comestibles, pueden quedar en una canasta fuera de la heladera, en un lugar fresco y con poca humedad. Esto es así dado que este tipo de vegetales conservan mejor su estado en un ambiente seco aunque, una vez cortados deben quedar dentro de una bolsa de plástico para conservar su humedad.
Embed

Temas

Dejá tu comentario