Historias que sólo existen al ser recordadas

Un pueblo fantasma en el norte de Brasil. Madalena, una anciana, amasa el pan todas las mañanas y lleva su canasta al café-almacén de Antonio. Camina por las vías de un tren que hace años dejó de pasar y barre la entrada al cementerio del pueblo, asiste a misa y almuerza con los otros ancianos. La llegada de Rita, una joven fotógrafa, sacude la rutinaria vida de Madalena, aferrada al recuerdo de su difunto marido. Rita, observadora discreta, descubre que en los rituales silenciosos de estos campesinos se oculta una complicidad y un secreto que burla la muerte.