Familiares de Timerman pidieron que se inicie el proceso para remover a los camaristas Hornos y Borinsky

Política

En su escrito aseguran que efectúan la presentación en cumplimiento de la expresa solicitud que hiciera en vida Héctor Timerman de no dejar de buscar justicia en su nombre.

Los familiares del fallecido canciller Héctor Timerman pidieron que se inicie el proceso de remoción por “mal desempeño de sus funciones” a los jueces de la Cámara Federal de Casación Penal Gustavo Hornos y Mariano Borinsky por su actuación en la causa del Memorandum con Irán, tras la revelación de sus visitas a Olivos y a la Casa de Gobierno.

Según los registros, ambos jueces visitaron al ex presidente Mauricio Macri antes de fallar en la causa originada en la denuncia del fiscal Alberto Nisman, que se reabrió cuando en todas las instancias se había concluido que no había delito.

“Efectuamos esta presentación en cumplimiento de la expresa solicitud que hiciera en vida Héctor Timerman, respecto a que luego de su muerte, no dejásemos de buscar justicia para su nombre mancillado por una persecución judicial que, señalamos, impactó de modo trágico y decisivo en su salud”, dice el escrito presentado por Javier y Jordana Timerman, el hermano y la hija de Timerman.

“Pero además señalamos que el nombre Timerman también es nuestro nombre. Y el de nuestros hijos. Y para nosotros también fue el agravio de la aberrante acusación de encubrimiento y traición a la patria por al que Héctor Timerman fue perseguido”, remarcaron.

Javier y Jordana Timerman pidieron la remoción de los camaristas de la Casación por “mal desempeño” ante Diego Molea el presidente del Consejo de la Magistratura.

En la causa Memorandum, en noviembre de 2016, la defensa de Héctor Timerman pidió el apartamiento de los jueces Hornos y Borinsky, cuando la sala IV tuvo una intervención. La recusación fue rechazada al considerar no debía dudarse de su imparcialidad. Luego Hornos y Borinsky intervinieron por la sala I de la Casación. También fueron recusados, y ambos volvieron a rechazar el planteo.

El 29 de diciembre de 2016 Hornos y Borinsky resolvieron reabrir la denuncia del fiscal Alberto Nisman que se había desestimado en todas las instancias por inexistencia de delito. El rol de Hornos y Borinsky fue clave a la hora de reabrir la causa. Esa denuncia, cuando Cristina Kirchner aún era presidenta, fue desestimada, pero a fines de 2016 fue reabierta en una causa paralela que recayó en manos del juez Claudio Bonadio.

La causa fue elevada a juicio y la propia Cristina Kirchner intentará la nulidad de la misma por las interferencias del poder político que, según denunció el abogado Carlos Beraldi “privaban de una garantía básica en un proceso como es el juez imparcial”

Días atrás el sitio El Destape reveló que antes de esa resolución Borinsky había estado en la Quinta de Olivos. También se dieron a conocer y fueron denunciadas las visitas de Hornos a la Casa de Gobierno.

Los familiares de Timerman advirtieron en la presentación que esos encuentros se mantuvieron “ocultos hasta ahora del conjunto de la sociedad y con ello también del conocimiento de las partes de los procesos en que esos jueces se interesaban en intervenir”.

Los denunciantes hacen foco en el interés del gobierno de Macri en la causa y en ocultar esas visitas. Remarcaron que cuando la organización Poder Ciudadanos pidió los registros, se entregó un listado parcial, presumiblemente adulterado.

“La información relativa a las visitas de los magistrados aquí denunciados, Dres. Gustavo Hornos y Mariano Borinsky a la Casa Rosada y a la Residencia Presidencial de Olivos fue cuidadosamente mantenida en reserva por el Poder Ejecutivo Nacional de aquel entonces, que frente a la manda judicial de entregarla a una organización que la había requerido, entregó un listado parcial en el cual se omitieron cuidadosamente dichas visitas”.

Los denunciantes solicitaron “la apertura del procedimiento de remoción” de Borinsky y Hornos.

Dejá tu comentario