La donación de órganos sigue dando miedo

*Respuestas a las dudas más frecuentes sobre transplante

La donación de órganos es un tema delicado que no deja de generar temores. Los mitos son muchos: secuestros de personas para robarle los órganos, muertes "adelantadas", tráfico y mafias.
Estos fantasmas, contra los que el Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (Incucai) viene haciendo campaña hace años vuelven a tomar vigencia cuando el juez misionero Carlos de la Cruz dice que la niña de Eldorado, que fue atropellada hace seis años por una joven que manejaba en contramano, no murió debido al accidente que la dejó en estado vegetativo sino por la ablación de los órganos que autorizaron sus padres.

Aquí las respuestas a las dudas más frecuentes:

- La posibilidad del trasplante de órganos la determina un médico cuando ya no quedan alternativas para recuperar la salud del paciente. Se trata del reemplazo de un órgano vital o un tejido enfermo, sin posibilidad de recuperación, por otro sano. El trasplante sólo es posible gracias a la voluntad de aquellos que solidariamente dan su consentimiento para la donación.

-Todos podemos ser donantes, llegado el momento los médicos intervinientes determinarán cuáles son los órganos y tejidos que podrán ser utilizados para trasplante. Para poder donar órganos, el donante debe morir en un hospital, porque sólo así podrá mantenerse artificialmente el cuerpo desde el momento del fallecimiento hasta que se produzca la extracción. En el caso de las córneas, pueden extraerse en el domicilio o la sala velatoria, solo se requiere comunicarlo de inmediato al organismo de procuración regional.

- Cuando el médico de una unidad de terapia intensiva de cualquier establecimiento de salud del país comprueba signos clínicos de muerte encefálica en un paciente, está obligado por la Ley de Trasplante a comunicarlo al INCUCAI o a los Organismos Provinciales de Ablación e Implante.

- Si la persona manifestó su voluntad afirmativa para la donación de órganos y tejidos, se informa a la familia y luego se procede a la ablación (intervención quirúrgica que permite la extracción de los órganos) en el quirófano del hospital donde ocurrió el deceso. Si manifestó su voluntad de oposición a la donación de órganos y tejidos, se informa a la familia y se suspende el proceso. Si no manifestó su voluntad para la donación de órganos y tejidos, en principio se presume que es donante pero se solicita testimonio a la familia sobre la última voluntad del fallecido

- Se considera que la muerte cerebral se produce cuando una persona tiene una lesión cerebral catastrófica que ocasiona el cese total e irreversible de la actividad de todo el cerebro. Éste, al no recibir sangre ni oxígeno, se muere. En estos casos, el resto de los órganos vitales –que son regulados en su función por el cerebro- pueden funcionar durante un tiempo si la persona fallecida está conectada a un respirador, y si al corazón se le infunden soluciones y drogas especiales llamadas inotrópicas que favorecen el latido. Sin embargo la función del corazón y del pulmón cesan si se desconecta el respirador o si se suspenden estas drogas. La muerte cerebral está aceptada como una manera de morir desde el punto de vista médico, ético y legal. Los criterios para determinar la muerte cerebral son muy estrictos médica y legalmente. La persona con muerte cerebral no respira cuandos e desconecta el respirador, porque está muerta.

- Una vez establecido el diagnóstico de ME -a partir de la total falta de respuesta, ausencia de respiración y encefalograma plano, sin actividad cerebral-, se considera al paciente fallecido, se firma el Acta de Muerte y el “paciente” deja médica, legal y jurídicamente, de ser persona.

- El cuerpo de la persona fallecida no se desfigura por la donación porque los órganos se extraen mediante un procedimiento quirúrgico que no altera el aspecto externo del cadáver.

Declaraciones del ex-presidente del Incucai

Más información:
0800-555-4628 (INCU) o al 4788-8300 (líneas rotativas),
relacionesinstitucionales@incucai.gov.ar
www.incucai.gov.ar

Dejá tu comentario