La teta asustada

Fausta tiene una enfermedad que se trasmite por la leche materna de las mujeres que fueron violadas o maltratadas durante la guerra del terrorismo en el Perú. La guerra terminó, pero Fausta vive para recordarla porque esa enfermedad le ha robado el alma.