Mafia de los celulares: 17 detenidos y más de 450 equipos telefónicos secuestrados 

La investigación duro cuatro meses. Hubo 51 allanamientos , una galería sobre la Av. Corrientes clausurada, desarmaron laboratorios y secuestraron tecnología para adulterar los aparatos

Una red de comercialización de celulares robados fue desmembrada en las últimas horas por la Policía la porteña con la detención de 17 personas, una de ellas con pedido de captura por abuso sexual, locales clausurados y más de 450 equipos telefónicos incautados en 51 allanamientos realizados en los barrios de Balvanera y Liniers.

Los procedimientos fueron ordenados por el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 7, a cargo del Dr. Martín Yadarola, en una causa por robo y al que se llegó tras una investigación de la División Defraudaciones y Estafas,

los efectivos policiales contaron con la colaboración de personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC), Agencia de Protección Ambiental, la Agencia Gubernamental de Ingresos Públicos (AGIP), Trabajo, la Dirección Nacional de Migraciones (DNM), la Dirección General de Aduanas (DGA) y la Dirección General de Coordinación Operativa, dependiente de la Secretaria de Justicia y Seguridad de la Ciudad que llevo cuatro meses de investigacion. Los allanamientos fueron realizados en locales de dos galerías de la avenida Corrientes al 2300, en Pueyrredón al 200, Perón al 2700 y en un departamento de Pasteur al 200, todos en Balvanera, también en José León Suárez al 200 y Ramón Falcón al 7200, en Liniers. En el global de los operativos, los oficiales detuvieron a 17 personas, una de ellas con pedido de captura por abuso de sexual e ingreso ilegal al país, en tanto que fueron notificadas otras 58.

Los oficiales decomisaron 459 equipos de celulares, de los cuales 43 tenían adulterados su IMEI (el DNI que tienen los celulares), otros estaban denunciados ante el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM). Tambien se incautaron, 17 pendrives con software para adulterar los IMEI, 13 notebooks, una PC, 67 tablets, tres libretas con anotaciones varias, 71 chips y un disco rígido.

En los allanamientos se logro desbaratar laboratorios donde se blanqueaban celulares robados, se secuestraron siete boxes para liberar teléfonos, tres máquinas para armar y desarmar los equipos y herramientas necesarias para esta práctica como soldadores y calentadores para extraer módulos o pantallas.

Estos equipos eran introducidos en el mercado negro a un bajo costo. Los locales en los que no se encontró a su responsable fueron clausurados por Orden Judicial. También por disposición de la AGC, se clausuraron por distintas violaciones a las reglamentaciones vigentes, una de las galerías de la avenida Corrientes, un local y un departamento en Liniers.

Dejá tu comentario