Google habría espiado a sus empleados antes de despedirlos

Mundo

La maniobra, que es ilegal en Estados Unidos, fue denunciada por un ente gubernamental en el caso de dos trabajadores que fueron echados de Google en 2019.

Una agencia gubernamental de Estados Unidos denunció esta semana que Google habría infringido la ley varias veces el año pasado al haber espiado a dos empleados para luego despedirlos en un intento de evitar la actividad gremial en la empresa.

De acuerdo a la queja formal presentada el miércoles por la Junta de Relaciones Laborales de Estados Unidos, ejecutivos de Google habrían "virtualmente vigilado" a Laurence Berland y Kathryn Spiers para luego interrogarlos sobre su actividad en la organización gremial del personal.

Esta decisión sería contraria a las leyes laborales de Estados Unidos.

Berland y Spiers fueron depedidos poco después de esos interrogatorios, y a partir de su salida se aplicó la regla para todo el personal de Google de que nadie puede acceder a un calendario ajeno "sin un motivo laboral".

También se limitó a 100 la cantidad permitida de participantes en eventos del Google Calendar para el personal de la empresa, informaron desde la agencia gubernamental para las Relaciones Laborales.

De acuerdo con el sitio Business Insider, Google fue acusado del despido arbitrario de Berland y Spiers porque esgrimió como causal de desvinculación que habían violado su política de seguridad de datos.

"Hace un año Google me despidió con la causa falsa de que yo había violado la política de acceso a datos aunque los documentos y calendarios en cuestión eran accesibles para cualquier empleado. Mis colegas y amistades sabían que esto era mentira, y eso es lo más importante. Pero ahora el Gobierno dice que también lo sabe", escribió en Twitter Berland.

https://twitter.com/laurenceb/status/1334181128328990720

Como primer paso Google tiene tiempo hasta el 16 de diciembre para responder a la queja formal de la junta, y además se fijó una audicencia judicial para el 12 de abril de 2021.

Llegado el caso, la justicia podría ordenar la reincorporación de Berland y Spiers a la compañía y que se les paguen los sueldos adeudados, informó The New York Times.

En el caso de Berland, Google lo despidió por ingresar a los calendarios de otros empleados cuando organizaba las protestas del personal contra la contratación de la consultora IRI, conocida por ser "anti sindical".

Spiers, que era ingeniera de seguridad, creó una notificación estilo "pop up" que le aparecía al personal de Google cuando visitaba el sitio de IRI. Ese cartel simplemente informaba al público sobre su derecho a "participar en actividades concertadas protegidas" por ley, según el periódico The Guardian.

Un vocero de Google afirmó al sitio The Verge que la compañía "seguirá proveyendo información a la Junta Nacional de Relaciones Laborales y al juez administrativo sobre nuestra decisión de despedir o disciplinar a empleados que abusaron de su acceso privilegiado a los sistemas internos, como nuestras herramientas de seguridad o los calendarios de sus colegas".

"Estas acciones son una violación seria de nuestras políticas y un incumplimiento inaceptable de una responsabilidad que se les había dado, y vamos a defender nuestra posición", expresaron desde Google.