Una mujer se depilaba las ingles mientras conducía: provocó un accidente

10 de marzo de 2010

El policía que intervino dice que el caso supera todo lo que vio. La acusan de negligencia.

Para la molesta práctica de la depilación, una mujer debe elegir bien el lugar. Nos referimos al lugar dónde hacerlo, y en ese sentido queda claro que lo mejor es apelar a un profesional, sea de los que atienden a domicilio como de los que lo hacen en los salones de belleza.

Si hubiera aplicado esta lógica, una mujer de 37 años que en un condado de los Estados Unidos provocó un accidente de tráfico no hubiera tomado la riesgosa decisión de depilarse ella misma mientras manejaba.

Sí, la señora no tuvo mejor idea que depilarse las ingles mientras conducía camino a la casa de su novio, en Key West. "Dijo que quería estar preparada para la visita", dijo a los medios locales de la Florida el policía de tráfico Gary Dunick.

"Si no hubiese acudido al lugar del accidente y lo hubiese visto, jamás lo habría creído", añadió el asombrado agente.
 
La protagonista del accidente, de la cual no trascendieron los datos filiatorios, le dijo a Dunick que había dejado que su ex marido, que iba sentado en el asiento del acompañante, sujetase el volante mientras ella se rasuraba su vello.
 
¿El previsible resultado?: el coche chocó contra un pequeño camión y dos pasajeros resultaron heridos.
 
"Hace unos diez años detuve en este mismo lugar a un conductor de cuyo brazo colgaban tres o cuatro jeringas (con drogas)", relató Dunick. "Aquello no parecía real y pensé que no había nada que lo pudise superar, pero ahora miren esto".
 
La mujer tendrá que responder no sólo por conducción negligente sino también por lesiones. Tras el accidente se supo que a la conductora se le había retirado la licencia de conducir hace unos días por sentarse al volante con varias copas de más.