-

-

-

-

Europa pone fin a la ayuda a Grecia en respuesta al pedido de referéndum

27 de junio de 2015

Luego de romper las negociaciones con el gobierno griego, los 18 socios de Atenas en el Eurogrupo aseguraron que harán todo lo posible para salvaguardar la estabilidad financiera en la eurozona.

El plan de asistencia financiera de Grecia finalizará el martes 30 de junio, anunció esta sábado el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, tras el rechazo de Atenas de las propuestas avanzadas por sus acreedores para evitar el default y, sobre todo, por la convocatoria a un referéndum para la semana próxima.

Luego de romper las negociaciones con Grecia, los 18 socios de Atenas en el Eurogrupo aseguraron hoy que harán todo lo posible para salvaguardar la estabilidad financiera en la eurozona, que tendrá ahora que tomar medidas para impedir que el pánico se apodere el lunes de los mercados y bancos.
"Grecia ha respondido negativamente, ha rechazado las propuestas y la opinión de los otros 18 Estados miembros es que lo lamentamos", dijo Dijsselbloem, luego de la quinta reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona, conocido como Eurogrupo, en 10 días.
Dijsselbloem añadió que, ante esa situación, "hoy no son posibles ya más negociaciones o conversaciones". Con la negativa a prorrogar el rescate, también se acaba para Grecia toda la financiación relacionada con el mismo.
Por su parte, el primer ministro griego, Alexis Tsipras, anunció esta madrugada la convocatoria de un referéndum para que la ciudadanía decida si acepta o no la propuesta de los acreedores tras rechazar en Bruselas las medidas propuestas por las instituciones -Comisión Europea (CE), Banco Central Europeo (BCE), Fondo Monetario Internacional (FMI)- a cambio del desembolso del último tramo de dinero pendiente.
A tan solo tres días de que expire el "rescate" heleno, la propuesta de Tsipras, que será votada a última hora de hoy por el parlamento, quedo vació de sustento ante la negativa del Eurogrupo.
La consulta popular, prevista para el 5 de julio, requería que los acreedores prorrogaran el vencimiento de los 1.600 millones de euros que Grecia debe pagar al FMI el martes.
"Nos sorprendieron negativamente los pasos tomados anoche por el gobierno griego. Después de nuestro último Eurogrupo dije que la puerta permanecía abierta y que las instituciones estaban preparadas para mirar las últimas propuestas del lado griego y proseguir las conversaciones", afirmó Dijsselbloem, citado por la agencia de noticias EFE.
Incluso si los votantes dijeran "sí" en el referéndum, mientras llega el 5 de julio Grecia no podrá contar con financiación de sus socios y la "situación va a deteriorarse muy rápidamente", sostuvo Dijsselbloem, que también refirió que por el momento no se sabe "cómo el país piensa sobrevivir y lidiar con sus problemas".
"Hay que contar con que en los próximos días Grecia va a sufrir dificultades agudas", recalcó el ministro alemán Wolfgang Schäuble, entre la salida de depósitos "extraordinariamente elevados" y la obligación financiera que tiene Atenas el mismo día 30 de devolver al FMI 1.600 millones de euros, más otra cantidad muy superior a abonar en julio y agosto al BCE y de nuevo al FMI.
A lo largo de la jornada, la eurozona pareció estar a un paso de cerrar la puerta a Grecia, tras la convocatoria de Tsipras y su llamado a votar No en el referéndum.
En medio de extensas reuniones de gabinete, cruce de acusaciones y protestas ciudadanas, la ansiedad volvió a apoderarse de los griegos que esta mañana hacían largas colas para retirar dinero de los bancos ante el fantasma que agitan algunos analistas sobre la posibilidad de un corralito.
"Ellos terminaron básicamente las negociaciones", agregó el presidente del Eurogrupo, que consideró que Grecia decidió responder negativamente a "las propuestas que habían puesto sobre la mesa las instituciones.
La mayoría de las ministros europeos se expresaron en la misma linea y hablaron de que Grecia decidió "unilaterallamente" cerrar la puerta a las negociaciones.
Asimismo expresó que el Eurogrupo "está preparado para volver a reunirse. La puerta está abierta, no han sido las instituciones las que se han levantado de la mesa de negociaciones".
Asimismo, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, opinó que las tres instituciones que formaban la troika siempre han mostrado "flexibilidad" para adaptarse a la situación de Grecia aunque reiteró su exigencia para que Atenas aplique reformas profundas.
Las medidas exigidas a Grecia, que desde hace cinco años atraviesa una grave crisis económica y social, incluyen recortes que perjudican gravemente a los sectores más vulnerables a la vez que refuerza a los sectores históricamente favorecidos por los organismos de créditos.
Posteriormente, el Eurogrupo realizó otra reunión, de la que excluyó al ministro de Finanzas griego, para abordar las "consecuencias" y "hacer lo posible para evitar el efecto contagio" en los países que utilizan el euro como moneda.
"Todos los miembros de la eurozona tenemos la firme determinación de fortalecer y preservar la unión monetaria", afirmó Dijsselbloem, al tiempo que subrayó que también todos ellos harán "pleno uso de todos los instrumentos disponibles para preservar la integridad y la estabilidad de la zona euro".
Enseguida, el ministro de Finanzas griego Yanis Varufakis abandonó Bruselas, pero no antes de afirmar que la decisión de los otros 18 socios supone un "fracaso para la credibilidad del Eurogrupo" y "un daño permanente" para la eurozona.
Varufakis consideró que si el pueblo griego quiere que Tsipras firme las propuestas de los acreedores lo hará, incluso si eso significa un cambio de Gobierno o algún otro tipo de reconfiguración.
Entretanto, el BCE, cuyo consejo de gobierno se reunirá mañana para determinar si sigue suministrando liquidez de emergencia a la banca griega o la corta ante la falta de un acuerdo.
Los socios de Atenas sostienen que la situación requerirá "medidas por parte de las autoridades griegas, con ayuda técnica de las instituciones, para salvaguardar la estabilidad del sistema financiero griego", una mención a controles de capital.