El emotivo mensaje en Facebook de la madre de Ángeles tras la condena a Mangeri

16 de julio de 2015

"Eternamente Mumi, mi Mumi, nuestra Mumi. Te amo hasta el cielo de la luna", dice parte de la carta que escribió la mamá de la joven de 16 años asesinada el 10 de junio de 2013.

María Elena Aduriz, mamá de Ángeles Rawson, en los dos aniversarios de la muerte de su hija, eligió las redes sociales para recordar a la adolescente y expresar todo su dolor.

"El cielo hoy sabe la cantidad de lágrimas que tengo guardadas de aquí a nuestra eternidad...",
escribió en una emotiva carta el 10 de junio de 2014, a un año de la muerte de Ángeles.

"Hoy hace un año y tres días (ayer nomás) me diste la noticia que eras mejor promedio... Que hoy hace un año y tres días (ayer nomás) te abracé y te llené de besos y saltamos juntas como dos locas gritando de alegría y que al día siguiente nos fuimos a desayunar para festejar con moca, latte y chipá que te encantaban...", decía en aquel momento.

"El cielo hoy sabe que esto me tiene que durar toda la vida porque hace un año (ayer nomás) se terminaron de fabricar recuerdos... y que estoy gris, muy gris, un gris oscuro... Por eso el cielo hoy sabe y llora junto a mí", se lamentaba.

Este 2015, en el segundo aniversario del desgarrador final, María Elena volvió a dedicarle unas palabras a su hija.

Embed

JUSTICIA mi cielo, justicia! clamaste e hiciste posible que sucediera.DIGINIDAD! defendiste, hasta tu último aliento mi...

Posted by Jimena Mery Aduriz on Jueves, 16 de julio de 2015
Ángeles desapareció el 10 de junio de 2013 después de la clase de gimnasia del colegio. Al día siguiente su cuerpo fue encontrado en la planta de la CEAMSE de la localidad bonaerense de José León Suárez.

Primero los investigadores creyeron que la chica había sido atacada y asesinada cerca del predio de la CEAMSE de Colegiales, donde la chica había tenido la clase de gimnasia, pero luego -gracias a las imágenes captadas por las cámaras de un edificio cercano a su casa- se supo que Angeles había vuelto a su casa, en Ravignani 2360.

Así, comenzaron a investigar al círculo íntimo de la adolescente: sus padres, su padrastro y sus hermanos. Pero poco después, Jorge Mangeri , portero del edificio donde vivía Angeles, se autoincriminó cuando declaraba como testigo. "Soy el responsable de lo de Ravignani 2360. Fui yo", le dijo a la fiscal de la causa. Ayer fue condenado a cadena perpetua por el hecho.

Temas