-

Tras el paro que afectó a miles de pasajeros, vuelve a funcionar el Sarmiento

12 de agosto de 2015

La medida de fuerza impulsada por Rubén "El Pollo" Sobrero fue calificada de "injustificada" por los usuarios de la línea ferroviaria. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sostuvo que la paralización por 24 horas fue porque los sindicalistas "no quieren seguridad en los vagones".

Los usuarios del Sarmiento expresaron este martes su malestar por los inconvenientes que trajo la paralización por 24 horas del tren, rechazaron la medida de fuerza adoptada por la seccional de la Unión Ferroviaria liderada por Rubén "El Pollo" Sobrero por "injustificada" y se mostraron a favor de la incorporación de las brigadas de seguridad porque "se viaja más tranquilo".

El servicio, que utilizan más de 400.000 personas por día y conecta las terminales de Once y Moreno, en el oeste del conurbano, dejó de funcionar a la medianoche porque "un grupo de dirigentes sindicales conducidos por Sobrero impiden la salida de trenes en oposición a la presencia de las Brigadas de Seguridad y Prevención", indicó la Operadora Ferroviaria de "Nuevos Ferrocarriles Argentinos", responsable del ramal.

El dirigente sindical, que denunció que durante la madrugada le quemaron su camioneta que estaba estacionada en la puerta de su casa en Haedo, explicó que el motivo "no es que no queremos seguridad, sino que las brigadas que contrató el Gobierno, la mayoría patovicas y barrabravas, brindan más problemas que soluciones porque golpean a los usuarios".

A esto la operadora respondió que el personal de seguridad está compuesto por civiles que "no sólo están presentes en la línea Sarmiento donde han prevenido más de cuatro mil delitos, sino también en el Mitre, Roca y San Martín con resultados similares en cuanto a su éxito y sin ninguna oposición gremial".

"Están especializados en medidas de prevención de delitos y asistencia al usuario y han mostrado resultados positivos", manifestó y sostuvo que "cuentan con un índice de aceptación del 90% entre los pasajeros consultados".

Este apoyo a los vigiladores y rechazo a la huelga se reflejó este martes en la estación Once que a las 9.30 lució inusualmente desierta con unas pocas personas que se acercaron a los andenes para comprobar que, como todo parecía indicar ya desde el hall de acceso, no había servicio.

"Yo lo tomo tres días a la semana hasta Liniers, para de ahí ir hasta Mataderos, no sabía nada del paro y ahora no sé en qué me voy a ir", aseguró a Télam Johana Pardo, una comerciante con varios bolsos cargados de mercadería adquirida en los locales mayoristas vecinos. "A las brigadas las veo pasar todo el tiempo por los vagones y nunca vi que maltrataran a nadie; porque, por ejemplo, los vendedores ambulantes suben y trabajan sin problemas. A mí me dan tranquilidad porque se los ve más que a la policía. No entiendo el paro, creo que no se justifica", agregó.

"Nos hemos enterado recién aquí que no hay trenes. Día por medio lo tomamos a las 8 para ir a trabajar a una empresa de emergencias médicas en Moreno y, como hoy no podemos llegar, nos van a venir a buscar porque no tenemos otra manera de llegar", afirmó por su parte la médica Jimena Colqui, que hacía más de una hora daba vueltas por la estación con una colega de trabajo, mientras aguardaban que llegaran por ellas.

"Yo creo que las brigadas de seguridad deben mantenerse porque siempre hay bochincheros y la sensación es que cualquier cosa puede pasar. Por eso, no me parece lógico que paren para que los saquen, ¡más bien pensé que estaban reclamando para que los reincorporen!", afirmó su compañera Alexandra Montesino, quien suele usar la misma línea en horario nocturno para volver a su casa.

Para otro pasajero, Mariano Ávila, la medida "es una porquería" porque a la mayoría de los usuarios, como es su caso, los tomó de "sorpresa" y no pudieron evaluar modos alternativos de movilización o la postergación de actividades.

Respecto de los vigiladores de seguridad, advirtió que no siempre le hablan bien a los pasajeros pero, de todos modos, afirmó que "tienen que estar" por lo que opinó que "no se justifica" el paro. "Suele pasar que maltratan verbalmente. Una vez vi que tres tipos de la brigada le hablaron mal a una señora porque tenía un cachorro. Pero igual creo que tiene que estar para que nadie ponga grafitis en los trenes, porque no necesariamente impiden que haya robos", dijo.

Para Fernando Lobo, otro usuario, el reclamo "debería ser por más seguridad, más en este tren".

"Yo no veo que maltraten a la gente al recorrer el tren y se viaja más tranquilo con estas brigadas", dijo.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, también se refirió a la medida y recordó que cuando las formaciones tenían "40 siglos" los sindicalistas "lo toleraban con normalidad" y ahora "paran porque no quieren seguridad en los vagones".

Temas