La promesa argentina del atletismo se prepara para su primera gran prueba

12 de agosto de 2015

La gran promesa argentina tendrá por fin su primera gran prueba. El bonaerense Braian Toledo, de 21 años, competirá en el Mundial de Atletismo en China desde el 24 de agosto en lo que será su primera participación en una competencia de este calibre en mayores.

Toledo ya se codea con los mejores y viene de superar, dos veces en cinco meses, la barrera de los 80 metros, distancia clave para aspirar a grandes cosas a nivel mundial. La última ocasión fue este domingo, en los prestigiosos Kuortane Games de Finlandia, en los que lanzó 81.13 para quedarse con el quinto puesto y llegar con todavía más confianza al Mundial que, para él, comenzará el 24.

"Es un resultado muy importante porque me indica que rápidamente puedo volver a mejorar", asegura el atleta, que venía de tirar 77.68m en los Panamericanos, sin poder repetir la medalla de Guadalajara 2011.

"En Toronto no quedé conforme ni contento con el lanzamiento y el cuarto puesto. No fue un buen día. Pero lo bueno es saber que a veces las marcas no salen y uno tiene que recuperarse. Lo logré ahora y es importante volver a rozarme con el máximo nivel. En Finlandia hubo siete de la elite mundial y eso me ayuda, como también el hecho de estar haciendo una muy buena preparación", analiza Toledo.

Braian Toledo
Braian ya había impresionado en marzo de este año, cuando lanzó 82,90 en el Sudamericano disputado en el Cenard, logrando su mejor marca y la clasificación para su primer Mundial de mayores. "Fue muy importante para empezar el año con confianza y porque nunca había podido superar los 80 metros. A veces son barreras muy pequeñas y llevan un tiempo, una maduración, un trabajo... Tengo recién 21 años y el pico en mi especialidad se alcanza a partir de los 26 y hasta los 30 ó 32. Por eso no hay desesperación. Lo bueno es ir mejorando y disfrutando de lo que me gusta", admite.

Braian es un chico muy agradecido con el entorno que lo vio nacer y ayudó a llegar a donde está hoy. Por eso, por intermedio del programa Huella Weber que tiene su sponsor Weber Saint Gobain, eligió ayudar a los chicos más carenciados de Marcos Paz, como fue él hace no hace tanto. "Me da mucho placer y felicidad poder ayudar. Me da mucho orgullo este programa porque permite sacarles una sonrisa a los chicos de mi barrio. Y eso es impagable", manifestó.

Temas