Pareto, tras el título mundial: "No me siento entre los mejores de la historia argentina"

31 de agosto de 2015

Con 29 años, Paula Pareto está, según admite, en el mejor momento de su carrera. Reciente campeona del mundo, la judoca se prepara para su nuevo gran desafío, los Juegos Olímpicos de Rio de Janeiro 2016, y mientras algunos se animan a ubicarla entre las mejores deportistas de la historia argentina, ella, fiel a su estilo, mantiene la cautela.

"No me siento que ya esté en esa elite. Se ve que la gente me quiere y es un orgullo que se me mencione al lado de semejantes monstruos. Tal vez sí pueda ser una referente de hoy y me gusta provenir del judo. Ojalá esta victoria sirva para que se conozca el deporte y que existan otros deportes en la tele", admite la judoca platense.

Consultada sobre el valor que tiene el reciente título mundial obtenido en Kazajistán, Pareto admite: "Es tan o más importante que la medalla olímpica, porque el nivel era todavía mayor. Hubo 40 luchadoras muy buenas cuando en los Juegos son 22. Y además este título marca una vigencia desde Beijing hasta acá. Ya era muy difícil llegar a un nivel tan alto y todavía más mantenerse. Creo que lo he logrado desde el 2008 y me pone muy feliz".

"La verdad que es muy bueno este año, el mejor de mi vida. No estaba en los planes hacer ocho podios, pero yo siempre digo que cualquier cosa puede pasar. No hay un secreto. Trato de hacer lo mejor, ir torneo a torneo",
admite la deportista que conquistó cinco de los ocho torneos que disputó en este 2015.

Como plus a su carrera llena de laureles, la atleta de 29 años tiene el título de médica, que consiguió en diciembre de 2014 tras una larga travesía universitaria. "Siempre es importante estudiar porque te abre la cabeza. Y yo quiero transmitir de que se puede ir a la par con otra actividad, en mi caso practicar un deporte tan exigente. Con organización y sacrificio se puede", comenta.

La Peque parece tener tiempo energía para todo, como para realizar acciones solidarias, como las que encaró con Weber Saint Gobain. "Estuvo buenísimo que una empresa me proponga más que ser sponsor. Se trata del programa Huella Weber, que busca ayudar a la comunidad usando nuestra imagen y construir valores. Yo tengo que elegir un lugar para mejorar con sus materiales de construcción y ellos se encargan", explica quien seleccionó al club Victoriano Arenas y ahora la empresa refacciona sus instalaciones.

Finalmente, Pareto sabe que tiene por delante la responsabilidad de ser una de las grandes favoritas al oro en los Juegos de Río, aunque prefiere ser cauta: "No me pone presión ser favorita, para mí será un torneo más. Tengo la ilusión de ganar otra medalla olímpica, pero sé que en mi categoría cualquiera le puede ganar a cualquiera. Yo necesitaré tener el mejor día. Iré lucha por lucha, como siempre, con confianza pero sin creerme más que nadie".

Temas