Ni está vivo, ni ataque cardíaco: revelaron de qué murió Elvis

07 de mayo de 2010

Lejos de la versión oficial del infarto, que buscó preservar su imagen, confirmaron que el "Rey del Rock" falleció en el trono, aunque de una afección un poco más... "embarazosa".

Es el fin de las teorías sobre los posibles exilios y reapariciones de Elvis Presley: su médico personal reveló al mundo cuál fue la verdadera causa de muerte del cantante estadounidense, un ícono del rock de todas los tiempos.


 


Al parecer, el "Rey" no habría muerto de una ataque cardíaco, como se informó en 1977, cuando fue encontrado sin vida en el baño de su casa. El verdadero motivo habría sido una "constipación crónica", afirmó su amigo y médico personal, el doctor George "Nick" Nichopoulos, según el sitio Fox News.


 


El médico reveló que el cantante tenía dilatado el intestino al momento de su muerte, algo de lo que se percataron después: "Nos dimos cuenta recién en la autopsia de lo mal que estaba. Sabíamos que estaba mal porque lo teníamos que tratar, pero no sabíamos lo que había provocado", confesó el doctor en su libro, "El Rey y Dr. Nick".


 


Hasta ahora, la causa oficial de la muerte de Elvis era un ataque cardíaco provocado por la arritmia (irregularidad de los latidos del corazón), la obesidad y su adicción a las drogas. Nichopoulos aseguró que, en ese momento, los médicos pensaron que la constipación era "un efecto secundario de los remedios que tomaba para la artritis y el insomnio".


 


Pero ahora, el hombre explicó que sería el verdadero motivo de su muerte. A pesar de que él sabía que tenía problemas con sus intestinos, Presley no quería que nadie más se enterara porque era un tabú en la época: "No era algo que charlaras en la sobre mesa. En los sesentas y setentas no se hablaba mucho del tema y nadie contaba qué hacía ni si tenía problemas con eso", explicó Nichopoulos.


 


El médico recordó que Elvis no la estaba pasando bien ya que "la constipación lo tenía muy mal porque él creía que podía con todo". De hecho, pensó que podían tratarlo como se hacía en esos días, con una colonostomía, es decir, la extirpación quirúrgica de parte del intestino grueso. Pero el Rey dijo que no.


 


"Estaba avergonzado. Tenía accidentes sobre el escenario. Tenía que cambiarse en los entre actos porque estábamos tratando de parar su problema. Si se hubiera hecho la operación, probablemente estaría con nosotros hoy", finalizó el médico, quien atendió a Presley durante los últimos 12 años de su vida.


 


Cuando encontró al cantante, desvanecido y sentado en el inodoro de su mansión "Graceland", en Memphis, Nichopoulos intentó revivirlo, pero declaró su muerte momentos más tarde, por un paro cardíaco. Sin embargo, en la autopsia posterior el profesional encontró heces que llevaban unos cuatro o cinco meses en el intestino de Elvis.


 


Debido a su "pobre movimiento de válvulas intestinales", el Rey sufría de lo que parecía obesidad pero era en realidad un mal funcionamiento del sistema digestivo. Al parecer, su "constipación crónica" se debía a una parálisis en el intestino, una condición hereditaria que no permitía al órgano funcionar normalmente, por lo que en vez de procesar los desechos los acumulaba.


 


Las revelaciones en el libro del médico contrastan con las teorías de algunos fanáticos alrededor del mundo, e incluso en la Argentina, que sostienen que Elvis sigue vivo, y habita en algún lugar del mundo, por ejemplo en nuestro país.