-

Habló Lugüercio tras la agresión: "Me dan ganas de no jugar más"

06 de octubre de 2015

El delantero de Aldosivi de Mar del Plata manifestó sus sensaciones luego de ser agredido por un hincha de Lanùs, en el encuentro frente al "Granate". "No me quiero quedar con un ojo menos", reconoció.

"Esta es mi última etapa en el fútbol, donde podría pensar en disfrutar de la mejor manera. Pero hoy le dije a un compañero en un mensaje, que me dan ganas de no jugar más", indicó el actual delantero de Aldosivi.

En plena entrada en calor, Lugüercio recibió un piedrazo que partió desde la hinchada de Lanús. El incidente estuvo a punto de desencadenar en la suspensión del juego, tras una interrupción de quince minutos y la conformidad del ex delantero de Racing por poder jugar, se disputó el partido con victoria para los marplatenses.

"Hoy fue a mí, mañana será al árbitro o al juez de línea. Habría que parar un poquito", analizó.
Luguercio confesó estar triste por la situación que le tocó vivir y no quiere que le "pase algo grave jugando al fútbol".

"Uno dice hasta cuándo, no le encontrás explicación. Tengo la sensación amarga y no se qué pasó. Tengo a mi esposa y dos hijos, a veces nos sentimos desprotegidos", agregó.

Tras la agresión, el jugador del "Tiburón" marplatense agradeció el apoyo de los jugadores de Lanús, de los dirigentes y jugadores de Aldosivi y especialmente de la dupla técnica del "Granate", los hermanos Barros Schelotto.

"Sino estás bien lo paramos", fueron las palabras que Guillermo y Gustavo le manifestaron a Luguercio tras el piedrazo.

Por último, el futbolista manifestó que este martes acudió al oftalmólogo para ver cómo se encontraba su ojo derecho, tras la "úlcera de ojo" diagnosticada por los médicos.
"Me dijeron que estaba mejor de la cicatrización y que va muy bien. No habrá problemas. Espero estar en dos días entrenando junto al grupo y pensar en lo que viene para Aldosivi", cerró.

Temas