La incesante lucha de Garay que lo desafectó de la Selección Argentina

13 de octubre de 2015

El zaguero central del Zenit estará ausente en el duelo de hoy frente a Paraguay porque debió viajar repentinamente a Estados Unidos para cumplir con su sueño de ser papá.

Detrás de la fama que comparten Ezequiel Garay, jugador del Zenit y de la Selección Argentina, y su hermosa mujer Tamara Gorro existe una lucha inecesante por cumplir con un objetivo que, pese a que el destino parecía negarles la posibilidad, finalmente se concretó: finalmente fueron papás.

Embed

En la tarde del domingo, el central que estaba convocado por Gerardo Martino para afrontar el duelo de eliminatorias frente a Paraguay debió abandonar la concentración y viajar repentinamente a Estados Unidos. Repentinamente, el central se había subido a un avión con destino a Los Ángeles, sin motivo aparente.
Sin embargo, su ausencia tiene una explicación: el nacimiento de su hija Shaila mediante el método de gestación subrogada, el cual obliga a ambos padres a estar presentes en el momento del parto.

Embed

Hija, mamá ya está a tu lado... ❤️❤️❤️❤️ #Faltastúpapá

Una foto publicada por Tamara Gorro (@tamara_gorro) el


La lucha de Garay y Gorro ha sido retratada por la flamante mamá en su blog personal, donde en una de sus entradas más emotivas escenificó lo que significa para Garay su impedimento para ser papá: "Un día vi llorar muchísimo a Ezequiel. Estaba en Portugal, sin trabajar y él tenía que aguantar mi carácter y encima no le doy un hijo". La vida cambió radicalmente para el zaguero, hoy convertido en un bastión defensivo de la selección argentina y pretendido por los equipos más grandes de Europa.


Temas