-

Demandó a su sobrino de 12 años porque la abrazó fuerte y le rompió un hueso

13 de octubre de 2015

La mujer pidió una indemnización de más de 120 mil dólares por los gastos médicos que tuvo que enfrentar después de recibir el efusivo salido del hijo de su hermana.

Una mujer de Nueva York, en los Estados Unidos, demandó en 2011 a su sobrino de entonces 8 años después de que el niño la abrazara tan fuerte que le rompió una muñeca. El caso avanzó y ahora el chico podría tener que pagarle 127 mil dólares de indemnización a la hermana de su madre.

Jenifer Connell, de 54 años, demandó a su sobrino, Sean Tarala, que ya tiene 12, después de que el chico se lanzara a sus brazos para saludarla, informó el sitio Connecticut Post.

El jurado a cargo de definir el caso falló a favor del niño tras una deliberación de apenas 25 minutos, informó el sitio The New York Daily News. "Simplemente no pudimos hacerlo responsable de lo que pasó", explicó una de las integrantes del jurado.

Connell demandó a su sobrino con la explicación de que su saludo efusivo provocó que ambos cayeran al suelo, por lo que ella se rompió la muñeca.

"De repente estaba en el aire y yo traté de atraparlo y nos caímos al piso. Lo único que recuerdo que dijo fue: 'Tía Jen, te quiero", explicó la mujer sobre el pequeño, que pesaba alrededor de 22 kilos por ese entonces.

El episodio se produjo el 18 de marzo de 2011 en la casa de Michael y Lisa Tarala, ubicada en Westport, Connecticut, donde la pareja estaba en pleno festejo del cumpleaños número 8 de su hijo, Sean. El niño había recibido una bicicleta nueva, pero la dejó de lado para correr a saludar a su "tía Jen", como apodó a la demandante.

Cuatro años más tarde, Sean apareció junto a su padre en la corte de Connecticut para enfrentar los cargos presentados por su tía del alma. La madre del chico murió en 2014.

Connell, una gerenta de recursos humanos que reside en Nueva York, aseguró ante el juez que la herida en su muñeca transtornó por completo su vida. "Vivo en Manhattan en un tercer piso por escalera así que todo es más difícil", explicó.

"Hace poco estuve en una fiesta y no podía sostener ni siquiera un plato de bocadillos", ofreció como ejemplo la atribulada mujer, quien describió a su sobrino como "un chico amoroso y sensible".

Así y todo, Connell pidió una indeminzación de 127 mil dólares para cubrir los gastos médicos y los costos de adaptar su vida por la herida.