-

Nene de 9 años se ahorcó tras ser víctima de abuso y bullying

14 de octubre de 2015

La muerte de Milton "Tito" Amaya, el nene de 9 años de Algarrobo del Águila, sacudió a toda La Pampa: Fue hallado muerto el domingo 27 de septiembre pasado, ahorcado con un cordón de su zapatilla, anudado a una cama. Pero detrás de esa muerte horrenda, hay una historia desgarradora: la de un nene que denunció un abuso sexual mientras iba a la Escuela Hogar de Algarrobo del Águila, y después sufrió "bullying" por ese hecho.

A Milton lo encontró su hermanita, con la que compartía la habitación. La nena salió del baño y lo halló en la cucheta. El resto de la familia terminando de comer. Eran las 21.15 de esa noche de domingo.

Algarrobo del Águila tiene unos 600 habitantes, incluida la zona rural. Está a 320 kilómetros de Santa Rosa, al costado del cauce seco del río Atuel.

Walter Amaya, el padre de Milton, fue quien contó la historia de su familia. El nene era el más chico de seis hermanos y hermanas. "A los seis meses de que nació Milton, la madre se fue", recordó. Los crió con su sueldo de trabajador municipal: maneja máquinas viales y hace picadas -una lonja de tierra en el monte para frenar el fuego-.

Milton bullying.jpg
Amaya no puede creer la muerte de su hijo. "Estaba jugando. Para mí fue un accidente", afirmó el papá de Tito. Cuenta que su hijo tenía las rodillas en el piso. Lo que para los investigadores es un indicio de que fue una decisión del nene, para Amaya confirma que la muerte fue en circunstancias de un juego.

El último tiempo, antes de la muerte de Milton, fue de angustia para los Amaya. La madrastra de Milton (quien lo crió desde los dos años) tuvo un embarazo complicado pero con un final feliz. El matrimonio estuvo en la Ciudad de Buenos Aires durante un mes y regresó a Algarrobo del Águila ese fin de semana (cuando Milton apareció muerto) con Casiano, de apenas veinte días. "Ese sábado, cuando llegamos, Milton me cargaba porque él era de Boca y yo de River. Jugamos, nos abrazamos y me dijo que no lo dejara más. Estaba contento", confesó Walter Amaya.

Luego, el hombre dio un pincelazo de su hijo. "Era cariñoso. Cuando me cargaban mucho, porque todos son de Boca, él me decía que se iba a hacer de River para no dejarme solo", destacó emocionado.

El padre admite que Milton tuvo un bajón después del incidente del abuso, ocurrido cuando estuvo como interno en la Escuela Hogar de Algarrobo del Águila. "Mi hija y él querían quedarse internados. Tenían la computadora en la escuela hogar y yo en casa no pude dárselas", se lamentó. Después de estar unos ocho meses, Milton dejó el internado de la escuela hogar.

"Le pusieron psicólogo, que venía de Victorica. Tuvo cuatro o cinco sesiones", recordó el papá. Le dijeron que su hijo ya estaba bien y no hubo más tratamiento. A raíz de la denuncia de abuso, Amaya contó que "unos chicos, dos o tres, lo perturbaban. Hubo un acosamiento". En la escuela, el año pasado, Milton le pegó a un chico de once años, uno de sus acosadores.

El patólogo Juan Carlos Toulousse se aferró a los datos rigurosos de la autopsia: "El nene se ahorcó con un cordón de zapatillas". No sacó conclusiones ni arriesgó hipótesis.

La directora de la Escuela Hogar Nº 129 de Algorrobo del Águila, Claudia Pérez, fue maestra en cuarto grado de Tito, en los primeros meses del año 2014. "Milton era muy alegre, con sus rulos. No parecía que tuviera problemas, no lo notamos", dijo. Por la denuncia de abuso, la directora actual remitió cualquier consulta a las autoridades ministeriales.


La fiscala Alejandra Moyano tuvo a su cargo la denuncia por abuso. Como eran dos nenes involucrados, el caso tuvo que pasar al Juzgado de la Familia y el Menor. Los Amaya nada saben sobre qué pasó con esa denuncia. Ahora, la misma funcionara judicial investiga la muerte de Milton, caratulada como "presunto suicidio".

Temas