-

Massa prometió quitar impuestos a los empresarios que "transformen planes sociales en empleo"

15 de octubre de 2015

El candidato presidencial del frente UNA brindó un discurso en el 51º Coloquio Anual de IDEA. Ante cientos de empresarios adelantó que en caso de resultar electo, su ministro de Agricultura será el ex presidente de Coninagro, Carlos Garetto.

El candidato presidencial del frente UNA, Sergio Massa, brindó este jueves un discurso en el 51º Coloquio Anual de IDEA y ante cientos de empresarios prometió que quienes "transformen un plan social en empleo no pagarán impuestos" (aportes patronales) por ese trabajador.
Si bien cumplió con presentar sus propuestas para el sector empresarial, el líder del Frente Renovador también expuso sus medidas contra la corrupción, abogó por una justicia independiente y adelantó que en caso de resultar electo, su ministro de Agricultura será el ex presidente de Coninagro, Carlos Garetto.
Massa apuntó al Gobierno y a sus competidores del 25 de octubre y se quejó porque "a una semana de las elecciones parece que nadie quiere hablar del tema planes" sociales, informó la agencia Noticias Argentinas.
Según advirtió, la administración de Cristina Kirchner busca "cristalizar la pobreza para hacer un país clientelista y meter miedo". "A mí no me entra la vacuna del miedo, a mí el Gobierno no me va a vacunar con el miedo. En 2002, en la emergencia, yo creé el Plan Jefes y Jefas de Hogar. El Gobierno no me va a venir a decir lo que hay que hacer", enfatizó el tigrense, en la segunda jornada del coloquio.
massa en IDEA.jpg
Entre sus promesas de campaña, Massa aseguró que bajará "la inflación a un dígito en 5 años y a menos del 5% en 4 años", presentará un proyecto de ley para la "creación del Consejo Económico Social" y hará que "toda reinversión de utilidades sea desgravable del impuesto a las Ganancias".
El candidato de UNA afirmó que "empleo y educación" serán claves de un eventual gobierno suyo y finalizó: "La Argentina que tenemos que construir es la que permita que cualquier pobre pueda soñar que con trabajo y sus hijos puedan aspirar a ser algún día jueces o presidentes de este país".
Massa llegó al Sheraton de esta ciudad junto a un gran equipo de economistas y candidatos, que lo acompañaron en una breve reunión a puertas cerradas con las autoridades de IDEA y empresarios de distintos sectores, antes de su exposición en el salón central del primer subsuelo del edificio.
Si bien no estuvo su futuro ministro de Economía, Roberto Lavagna, el tigrense estuvo rodeado de especialistas del sector como Aldo Pignanelli, Martín Redrado y Jorge Sarghini; la fórmula bonaerense compuesta por Felipe Solá y Daniel Arroyo; el candidato a diputado nacional Marco Lavagna; los diputados José Ignacio De Mendiguren y Adrián Pérez; y Guillermo Nielsen, entre otros.
Su equipo lo acompañó hasta el salón y lo escuchó atentamente en la media hora que duró su discurso, que tuvo un momento de aplausos cuando reiteró su propuesta de declarar imprescriptibles los delitos de corrupción.
Al bajar del escenario, Massa analizó con Sarghini el contenido de su exposición y se lamentó por haber olvidado dos de los puntos fundamentales de su plataforma electoral económica: el levantamiento del cepo al dólar y el objetivo de crecimiento para el país de 5 puntos por año durante los próximos 4 períodos.
Al salir del salón, en diálogo con la prensa, el candidato subsanó su olvido y reiteró esas ideas, a la vez que volvió a reclamarle a su rival de Cambiemos, Mauricio Macri, que se anime a un debate "mano a mano" antes del 25 de octubre, propuesta que el líder del PRO ya descartó.
"Macri no le puede ganar a (Daniel) Scioli en segunda vuelta", reiteró el diputado nacional, que pregona ser el "único" capaz de derrotar al postulante del Frente para la Victoria en un eventual balotaje.
Sobre el resultado de las elecciones, Massa se mostró confiado y expectante, alentado por "los cambios que hizo la Cámara Electoral (en transparencia) y en los esfuerzos de la ciudadanía" en controlar el recuento.

Temas