Dura crítica de Barañao a Macri por su casi nula inversión en Ciencia en Ciudad

30 de octubre de 2015

El ministro de Ciencia y Tecnología expresó la preocupación de comunidad científica ante la posibilidad de un triunfo de Macri en el balotaje y cuestionó que aunque por ley la Ciudad debe invertir al menos el 1% del PBI en Ciencia, durante la gestión macristas sólo se haya destinado el 0,001%.

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, cargó este viernes con dureza contra el PRO, el frente Cambiemos y su candidato presidencial, Mauricio Macri, a raíz del poco respaldo que desde ese sector le han dado en los últimos ocho años a la ciencia. En tiempos de campaña electoral y promesas de ocasión, Barañao cuestionó que desde el macrismo elogien su gestión cuando en los hechos han demostrado muy interés por fomentar la investigación y la innovación y expresó la preocupación de la comunidad científica ante la posibilidad de que finalmente Macri acceda a la Casa Rosada.

A través de un comunicado Barañao advirtió que "en los últimos días han aparecido comentarios elogiosos respecto de mi gestión al frente del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva por parte de representantes del PRO y Cambiemos. Estos comentarios no han logrado disipar la preocupación manifiesta de la comunidad científica respecto del futuro del sistema de ciencia y técnica ante un eventual triunfo de la mencionada fuerza política".

Y siguió: "En primer lugar, quiero aclarar que lo que se ha hecho en estos 12 años no es producto ni un mérito personal, sino que todo lo logrado se ha debido a un apoyo político por parte de la Presidenta, con la convicción de que la ciencia y la tecnología son imprescindibles para el desarrollo del país y que el impulso a los científicos es el camino para lograrlo.

En segundo lugar, estos comentarios elogiosos no han sido hechos ante logros tremendamente significativos como el lanzamiento de los satélites ARSAT I y II, la creación de nuevas universidades y el desarrollo de empresas nacionales de tecnología y que fueron minimizados por parte de representantes de esta fuerza política".

Y concluye: "Finalmente, creo que la preocupación de la comunidad científica está justificada por hechos concretos, tales como que la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de tener la mayor concentración de científicos del país, no ha logrado siquiera implementar la Ley 2.511 sancionada en 2007 de Ciencia, Tecnología e Innovación que promueve en su artículo octavo que se dispondrá de un presupuesto anual no inferior al 1% del presupuesto total de la Ciudad.

Esta ley que plantea invertir el 1% contrasta con la inversión real que ha sido del 0,001% en el último año. En este sentido, que la Ciudad de Buenos Aires, que ha tenido el recurso más valioso para el desarrollo económico, que son los cerebros, se haya dado el lujo de ignorarlos, es equivalente a que Argentina hubiera decidido ignorar los yacimientos petrolíferos y las oportunidades que brinda Vaca Muerta".

Temas