Acusada de matar a sus padres ahora pide ver a sus dos medio hermanos

Por: Mauro Szeta
12 de noviembre de 2015

Karen Klein está acusada por un fiscal de San Isidro de ser coautora del parricidio de Pilar. Es más estuvo detenida casi un mes como sospechosa de haber matado a su padre Ricardo Klein y a su madrastra Miryam Kowalchuk. Por ese caso, quien sigue preso en Melchor Romero es Leandro Yamil Ayala, hermanastro y pareja de Karen.

Según la imputación fiscal, ambos mataron a sus padres con disparos de arma de fuego y luego los descuartizaron e incineraron.

En la misma casa, con ellos vivían dos nenes de 11 años, hijos del matrimonio asesinado, y medio hermanos de los acusados.

Como posible móvil de la masacre, la fiscalía había planteado que tanto Karen como Leandro tenían odio hacia sus padres. En el caso de Karen, se decía que ella culpaba a su padre de haber abandonado a su madre que murió luego por una enfermedad.

En el caso de Acosta, se señalaba que odiaba a su madre porque lo hacía vivir en un lugar complejo a pesar de estar enfermo y necesitar un ambiente sano.

Lo concreto es que el juez del caso no entendió lo mismo que el fiscal y decidió liberar a Karen por falta de pruebas. Creyó el relato de la joven donde ella se colocaba en el rol de víctima.

Karen contó que vio uno de los crímenes, que no participó de nada y que no se animó a denunciar nada porque Acosta amenazaba con matarla.

Ahora, con la libertad y la falta de mérito confirmada, Karen va por más y pide un régimen de visitas para ver a sus hermanitos de 11 años, que convivieron con los cuerpos de sus padres unos 10 días.

En el medio apareció una carta de Acosta donde le dice a Karen que no mienta y asegura que lo que hizo fue para salvarla a ella y a sus hermanitos de supuestos maltratos de los padres que terminaron asesinados.

Una historia espeluznante que no tiene final. Matar a los padres, descuartizarlos, incinerarlos, y hasta posibles escenas de necrofilia y canibalismo. Espanto puro.

Temas