Escuchas: una de las querellas pidió que Macri vaya a juicio oral

02 de diciembre de 2015

Sergio Burstein, familiar de víctimas del atentado a la AMIA y querellante en la causa de las escuchas telefónicas ilegales, pidió que el electo presidente Mauricio Macri vaya a juicio oral y público. La presentación fue realizada luego de que el juez Sebastián Casanello pidiera la opinión al fiscal y a las partes antes de decidir si sobresee o envía a juicio a Macri.

Burstein es querellante en la causa y presentó un escrito ante el juez Casanello en el que solicitó que el jefe de Gobierno porteño vaya a juicio oral, al considerar que hay suficientes pruebas en su contra como para que se sume al debate oral.

Aún falta que conteste el otro querellante, Néstor Leonardo, cuñado de Macri, a quien supuestamente espiaba, y el fiscal Jorge Di Lello.

Macri está acusado por las escuchas que tuvieron como víctimas a Sergio Burstein, quien había realizado críticas a la designación del entonces jefe de la Policía Metropolitana, Jorge "Fino" Palacios. También por las escuchas a Leonardo.

En tanto, esta semana presentaría su dictamen el fiscal Jorge Di Lello, quien deberá opinar si corresponde que Macri vaya a juicio, si hay que sobreseerlo o si se debe realizar alguna medida de prueba.

Días atrás, el juez Casanello dio por concluida la investigación al considerar que no quedan pruebas por realizar, luego de que fracasó un pedido de informes a Estados Unidos, sobre la empresa Ackerman, que fuera contratada por Franco Macri, supuestamente para vigilar a Leonardo.

Entre los que serán juzgados están el ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge Palacios, el sindicado espía y ex efectivo de la Policía Federal, Ciro James, y el ex ministro de Educación de la ciudad, Mariano Narodowski, entre otros.

En julio pasado, la Cámara Federal confirmó la decisión del juez Casanello, que si bien no envió a juicio a Macri, tampoco le dictó el sobreseimiento al considerar que aún faltaba prueba por producirse, entre ellas la respuesta de un exhorto a Estados Unidos vinculado al caso.

Según consta en el expediente, el padre del presidente electo, Franco Macri, reconoció haber contratado a la empresa Ackerman Group LLC Security & Investigative Consultants, con sede en Estados Unidos, para investigar a su yerno Néstor Leonardo quien estuvo casado con Sandra Macri, quien falleció.

Casanello, remitió un exhorto a los Estados Unidos, al sostener que "si bien (Franco Macri) alude a servicios relativos a seguridad, consultoría e investigación – y coincide con las fechas en que el teléfono de Leonardo fue indebidamente intervenido-, no expone cuáles fueron los mecanismos llevados a cabo".

La cuestión a dilucidar es si Macri tuvo interés en escuchar a Leonardo, y en función de ello ordenó la intervención telefónica; o bien se trató de uno de los servicios que prestó la firma Ackerman Group a Franco Macri quien contrató a la empresa para investigar a Leonardo.

Esa información no fue suministrada por Estados Unidos y ahora esa prueba será dejada de lado, y se deberá resolver la situación final de Macri.

El juicio oral a los que están acusados estará a cargo del Tribunal Oral Federal 5 que fijó fecha de comienzo de juicio para el 5 de septiembre de 2017. Macri por ahora no está entre los que serán juzgados, y el juez Casanello es quien debe definir si finalmente lo sobresee o no.

Temas