Escúchalos, préstales atención: quien nunca toca la tierra, puede que nunca llegue al cielo

Por: Adam Mickiewicz
23 de diciembre de 2015