Nada hay absolutamente inevitable, siempre y cuando haya buena voluntad

30 de diciembre de 2015