Bien está dos veces encerrada la lengua y dos veces abiertos los oídos, porque el oír ha de ser el doble que el hablar

Por: Baltasar Gracián
08 de enero de 2016