El tiempo lo cambia todo, excepto algo en nosotros que siempre está sorprendido por el cambio

Por: Thomas Hardy
10 de enero de 2016