La paz obtenida con la punta de la espada no es más que tregua

Por: Pierre Joseph Proudhon
14 de enero de 2016