Aquel que puede conquistar a los enemigos es fuerte. Aquel que se ha conquistado a sí mismo es poderoso

Por: Lao Tse
10 de marzo de 2016