No hay quien sitie la vida, no hay quien cerque la sangre cuando empuña sus alas y las clava en el aire

Por: Miguel Hernández
28 de marzo de 2016