La verdad de la milanesa: conocé la historia del clásico plato en su día

03 de mayo de 2016

¿Es un invento argentino? ¿Español? ¿Italiano? El "DiaDeLaMilanesa" es tendencia en Twitter, pero si bien este corte cuenta con miles de fanáticos, pocos conocen su origen.

Sola, a caballo, con guarnición, al plato, al pan, a la suiza, a la romana, como sea, la milanesa es uno de los platos predilectos de los argentinos, y tanto es así que muchos jurarían que es un invento argentino. Sin embargo, la cosa no está fácil porque "la vedad de la milanesa", es uno de los grandes misterios de la gastronomía alrededor del mundo.

No se sabe a ciencia cierta el origen de este plato conocido por todos, aunque la historia dejó algunas pistas por el camino, migas de pan rallado que permiten seguir el rastro y barajar algunas teorías acerca del lugar de su nacimiento.

mila-con-fritas.jpg
Se sabe que su nombre en español proviene de la ciudad italiana de Milán, y comenzó a utilizarse en esta parte del globo desde fines de siglo XIX, por la gran inmigración italiana que llegó a la Cuenca del Plata y trajo el plato a nuestras mesas, convirtiéndolo no sólo en una comida típica de la cocina argentina, sino también de la boliviana, chilena, paraguaya y uruguaya.

La polémica sobre el país de origen duró mucho y todavía perdura, aunque nada parece confirmar sin lugar a dudas su procedencia. Muchos piensan que es un plato austríaco, y que fue en la segunda mitad del siglo XIX, tras las varias invasiones de ese país sobre el norte de Italia, que difundieron el gusto por este corte empanado.

mila-con-huevo-frito.jpg
Llamada "cotoletta" a lo largo de Italia, "escalope" en Francia, "Wiener Schnitzel" (bistec vienés) en Alemania y "tonkatsu" en Japón, el mito crece y ese aura de misterio, de incertidumbre, de leyenda, hace que todos queramos apropiárnosla, aunque es Europa la que más chances tiene de quedarse con el título.

A pesar de las ganas, en todo casi es seguro que el plato no es argentino. Serían italianos y noruegos los que más cerca están de colgarse la medalla de "inventores de la milanesa", aunque probablemente en ninguno de esos lugares las preparen como acá.