Todos estamos dispuestos a morir primero, que sufrir por segunda vez una dominación odiosa, tiránica y execrable

Por: Martín Miguel de Güemes
17 de junio de 2016