Castigar a uno o dos transgresores para que sirva de ejemplo es más benévolo que ser demasiado compasivo

21 de junio de 2016