Tiene 3 años, se perdió y la buscó todo un barrio: estaba durmiendo en un colectivo

22 de junio de 2016

El chofer de un colectivo de la ciudad uruguaya de Salto llevó hasta la comisaría a una niña de tres años, a la que encontró durmiendo en el vehículo una vez que finalizó el recorrido, el pasado sábado.

Según explicó el conductor a la Policía, la nena no recordaba con quién había subido y ninguno de los pasajeros del colectivo la conocía. La madre fue notificada luego de que que una prima de ella, que trabaja en la seccional, reconociera a la niña, según diario El País.

Valeria, la madre de la nena, quien recibió una observación por parte de la justicia por el cuidado de su hija, aceptó su responsabilidad.

Embed
No obstante, presentó ante la jueza de familia y la policía, toda la documentación que había sido solicitada, así como también el documento que deja constancia de que la niña asiste a un centro CAIF (de Atención a la Infancia y a la Familia), lo cual "que demuestra que la niña no está descuidada".

El hecho ocurrió durante la tarde del sábado cuando Julieta, que el martes cumplió tres años, jugaba con otros niños en la vereda de enfrente a su casa del Barrio Calafí, y en determinado momento su madre perdió su ubicación.

Nadie advirtió que la niña se había sumado a la delegación de baby fútbol "La Blanqueada" en la que juega su hermano mayor, y se había subido junto a él y al resto de los integrantes del equipo a un ómnibus de transporte urbano como una pasajera más.

Embed
Tampoco nadie se percató, cuando descendieron del ómnibus unas paradas más adelante, de que Julieta se había quedado dormida en uno de los asientos.

Mientras la nena se encontraba en el colectivo, su madre, su abuelo y decenas de vecinos del barrio en el que residen continuaban su búsqueda en moto, a pie y en auto por los alrededores.

La deseperación terminó cuando la policía llegó a la casa de Valeriay le notificó ue habían encontrado su hija de tres años durmiendo en un ómnibus.

"Fue desesperante no saber nada, y esa hora pareció que fueron cien porque nadie la había visto y corríamos de un lado para el otro hasta que llegó la policía a mi casa y me preguntó si yo era la mamá de Julieta. Inmediatamente me dijeron que el chofer de un ómnibus la había dejado en la comisaría porque la encontró dormida en un asiento y no recordaba dónde ni con quién había subido", contó Valeria.


Temas