Gimnasia no pudo y Arsenal se lo empató

26 de septiembre de 2016

Arsenal reaccionó a tiempo en Sarandí y rescató un valioso empate ante Gimnasia y Esgrima La Plata 2-2, después de ir perdiendo por dos goles a quince minutos del cierre del encuentro.

Nicolás Ibáñez, a los 11 y 24 minutos del primer tiempo, le había dado la ventaja parcial al elenco platense, que tuvo todo para llevarse los tres puntos, pero se replegó demasiado en el complemento y le permitió levantarse a un rival que estaba en la lona.

El uruguayo Joaquín Boghossian achicó diferencias, a 13 del epílogo, y cuando ya se jugaba un minuto de descuento, Martín Giménez, con un bombazo desde fuera del área, selló la igualdad definitiva.

Gimnasia fue práctico en el segmento inicial en el que sacó una ventaja de dos goles que parecía decisiva. No llegó mucho más que su rival, pero aprovechó casi todas las oportunidades que se le presentaron para irse al vestuario con una buena diferencia a su favor.

La apertura llegó a los 11 minutos: Lucas Licht ejecutó un córner desde la izquierda e Ibáñez, con un impecable cabezazo, puso en ventaja a su equipo que visitaba el área local por primera vez.
Un minuto más tarde, el propio Ibáñez no llegó por muy poco a conectar un centro de Ramiro Carrera, quien manejó los tiempos del partido junto a Sebastián Romero en esos primeros 45 minutos.

A diferencia de su oponente, Arsenal no se mostró eficaz cuando se arrimó al arco de Alexis Martín Arias, quien a los 2 minutos rechazó al córner un tiro libre ejecutado por Gonzalo Giménez, y a los 17, salvó milagrosamente su arco al ganarle un mano a mano a Juan Ignacio Sánchez Sotelo dentro del área chica.

Del otro lado, Gimnasia no lo perdonó. Sobre los 24, tras una desinteligencia entre el arquero y los defensores locales, la pelota le quedó servida a Ibáñez, quien sólo tuvo que empujarla para sellar el 2-0 parcial.

El mismo Ibáñez tuvo una chance de liquidar el pleito sobre el final de la etapa, pero esta vez falló a la hora de la definición.

Como era de esperar, Arsenal salió decidido a buscar el descuento en la parte complementaria, mientras Gimnasia se apegaba más a la faceta defensiva y apostaba al contragolpe, como uno de Pablo Vegetti, quien terminó estrellando un remate en el travesaño al promediar la etapa.

Estaba todo a merced de la visita cuando el uruguayo Boghossian, quien volvía tras larga ausencia, achicó diferencias con un cabezazo tras un corner lanzado desde la izquierda.

Fue un anuncio de lo que se venía. Sin orden, pero con el corazón, Arsenal se lanzó hacia el arco rival, incluso cuando se quedó con un hombre menos por la expulsión de Luciano Vella.

Y en el cierre obtuvo su premio cuando Martín Giménez, quien al igual que Boghossian ingresó en el segundo tiempo, capturó un rebote en el borde del área y sacó un bombazo que dejó sin chance a Arias.

Fue un premio para la entrega de Arsenal y un duro castigo para Gimnasia, que se confió demasiado y dejó pasar una buena posibilidad de acercarse al líder, Estudiantes, al que recibirá el próximo domingo por la tarde en una nueva edición del clásico platense.


Embed

Temas