-

-

Se tiró por una ventana cuando lo indagaban por femicidio

15 de diciembre de 2016

Un albañil, que se disponía a ser indagado por el femicidio de su mujer, se arrojó por la ventana del segundo piso de los tribunales de Lomas de Zamora.

Fuentes judiciales informaron que se trata de Sebastián Nicolás Rocha, de 34 años, quien está imputado del homicidio calificado de Lucía Johana Galindo, de 33, con quien estaba en pareja desde hacía unos 13 años y tenía un hijo de 12, que presenció el ataque contra su madre.

Todo comenzó en las primeras horas del lunes, en una vivienda situada en la calle París 1144, de Villa Centenario, partido de Lomas de Zamora, en el sur del conurbano, donde convivía la pareja y su hijo.

De acuerdo a los testimonios recabados por los investigadores, en los últimos días habían existido "rispideces" en la pareja, por las que Rocha aparentemente amenazó a su mujer, aunque hasta el momento no se acreditó la existencia de ninguna denuncia formal de parte de Galindo.

Embed
"Aparentemente, la violencia se desencadenó en el último tiempo y no a lo largo de toda la relación, y por algún hecho puntual", describió una fuente con acceso al expediente.

En ese marco, en la madrugada del lunes se produjo una discusión en la que la mujer fue primero atacada a golpes de puño y patadas, y luego apuñalada con un cuchillo casero, dijeron los informantes.

Según las fuentes, la mujer resultó malherida y fue trasladada al Hospital Gandulfo de Lomas de Zamora donde se constató su muerte, mientras que Rocha escapó de la vivienda.

La autopsia determinó posteriormente que Galindo presentaba al menos 20 heridas punzocortantes en el abdomen, el tórax, la espalda, los brazos y las manos; y golpes en el rostro, especialmente sobre un ojo, precisaron los voceros.

Embed
La investigación del femicidio quedó a cargo de la fiscal Fabiola Juanatey, de Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora, y del personal de la comisaría 7ma. de Villa Centenario que se abocaron a buscar a Rocha y detenerlo.

Los voceros señalaron que el mismo lunes por la tarde, el albañil se presentó voluntariamente en dicha seccional, ubicada a unas 14 cuadras de la escena del crimen, y quedó inmediatamente detenido.

Cuando el personal policial notificó la novedad a la fiscal Juanatey, ésta dispuso que indagaría al detenido a la mañana siguiente en las oficinas de la UFI, en el segundo piso de los tribunales de Lomas de Zamora, en avenida Presidente Perón y Larroque, de Banfield.

Las mismas fuentes indicaron que el martes Rocha fue trasladado a la fiscalía y cuando se encontraba en el despacho del secretario, en presencia de éste, Juanatey y su defensora particular, a punto de iniciar su indagatoria, dijo algo inentendible, se paró bruscamente y se dirigió hacia una de las ventanas.

Embed
Una vez allí, el acusado, que vestía unas sandalias, bermudas azules y un buzo celeste, primero sacó los brazos, luego la cabeza y cuando asomó el torso, se tiró al vacío, añadieron los voceros.

El detenido cayó dos pisos sobre un terreno con pasto que bordea al edificio judicial, por lo que sobrevivió y sólo sufrió algunos politraumatismos.

Ante esa situación, Rocha fue reducido por el Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), que tenía a cargo su custodia, y la primera atención médica la recibió por parte del los profesionales del Cuerpo Médico Forense de los tribunales de Lomas de Zamora, presentes en el edificio.

Luego, el imputado fue trasladado al Hospital Gandulfo, donde aún hoy continuaba internado por las heridas sufridas en la caída, aunque estaba fuera de peligro.

A raíz de este episodio, a Rocha se le inició una nueva causa penal, esta vez por "tentativa de evasión", la cual quedó a cargo del fiscal José Luis Juárez, de la UFI 1 de Lomas de Zamora.

Sin embargo, el albañil deberá enfrentar cargos más graves, por "homicidio agravado por haber mediado violencia de género", en el marco del femicidio de Galindo, el cual prevé la pena de prisión perpetua.

Temas