-

Para el ministro Germán Garavano, Milagro Sala "no es una presa política"

31 de diciembre de 2016

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, aseguró la condena de tres años de prisión en suspenso y la imposibilidad de ocupar cargos públicos contra Milagro Sala es "una pena que por el delito parece razonable".

El ministro de Justicia y Derechos Humanos, Germán Garavano, se mostró a favor de resolver lo antes posible las graves denuncias judiciales que trascienden en los medios de comunicación y reiteró que la líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, "no es una presa política".

El diálogo con el programa El fin de la metáfora, que se emite por Radio 10, el funcionario nacional minimizó que se haya una batería de sentencias relevantes sobre el inicio de la feria judicial de verano, como el procesamiento de Cristina de Kirchner, la condena a la parlamentaria electa del Mercosur y la reapertura de la denuncia de Alberto Nisman.

"En conjunto tiene una carga muy fuerte, pero es habitual que para fin de año se saquen resoluciones que estaban para resolver. Desde ese punto de vista, es normal que esto suceda. Tenemos una Justicia que este año se ha despertado y ha actuado con independencia. Ha actuado contra el Gobierno anterior y este Gobierno, nos parece sano, siempre y cuando se resuelva en un tiempo razonable. Lo que no debe haber es que pase años y años y no se resuelva", analizó.

Embed
Aunque aclaró que "no quiere avanzar sobre proceso judiciales en trámite", Garavano avaló la reapertura de la denuncia del fiscal de la AMIA fallecido contra dirigentes kirchneristas. "Son decisiones que deben tomar los jueces. Ahora lo deberá el juez (Ariel) Lijo. Hay que tener en cuenta que el sistema procesal se inicia con una imputación, que se fija el objeto procesal, es decir, que se va a investigar esto, y se hace en el 95% a 98% de todos los casos. En el caso de la denuncia de Nisman es raro que no se hubiera hecho al menos. Es raro que un juez lo desestime, cuando es habitual que se pidan algunas medidas", sostuvo.

"El sistema de Justicia tiene problemas estructurales. Cada juzgado, y a veces los fiscales, se comportan como compartimientos estancos y con criterios diferentes en cuanto al proceso. Necesitamos que haya más previsibilidad y que los procesos estén más regulados. Esto genera que cada juez esté con su librito y determina cómo encarar sus investigaciones", aseveró, y dijo que es "importante" superar las etapas de instrucción que se "debate" en los medios de comunicación o "aún un procesamiento no tiene validez de culpabilidad de una persona".

Seguí leyendo en ámbito.com

Temas

En Vivo