-

-

Contra los despidos, realizaron un abrazo simbólico al ministerio de Educación

03 de enero de 2017

Tras la represión policial desatada el lunes contra los trabajadores despedidos, ATE realiza hoy un paro en el ámbito de Educación. El ministro Bullrich, de vacaciones, sigue sin pronunciarse sobre el conflicto.

Trabajadores de ATE, sindicatos docentes y agrupaciones políticas realizaron este martes un abrazo simbólico de la sede del Ministerio de Educación, en el barrio porteño de Recoleta, en rechazo al despido de unos 400 trabajadores de la cartera que conduce Esteban Bullrich al tiempo que la continuidad laboral de unos 2.600 tutores a distancia sigue en duda tras la eliminación del programa Nuestra Escuela.

Luego de la represión policial que sufrieron el lunes pasado integrantes de la Asociación de Trabajadores del Estado cuando intentaron ingresar al Palacio Sarmiento para realizar una asamblea en demanda de la reincorporación de despedidos, el sindicato y gremios docentes volvieron a manifestarse este martes en el lugar.

Embed
Voceros del Ministerio negaron que sean 3000 contratos, al tiempo que aclararon: "Luego de un trabajo que comenzó el 10 de diciembre de 2015 y que tuvo un seguimiento durante todo el 2016, se renovaron 1.200 contratos de planta transitoria, mientras que sobre un total de 205 contratos que vencían el 31 de diciembre se decidió la no renovación de los mismos, ya que incumplían el horario de trabajo. Una gran cantidad de esos contratos cumplían sólo 4 o 5 hs cuando la jornada es de 8 horas".

El abrazo simbólico alrededor del llamado Palacio Pizzurno se inició a las 11 en medio del paro de 24 horas y una protesta "por tiempo indeterminado" dispuestos por ATE en el ámbito de Educación.

ATE había levantado el viernes pasado una toma pacífica realizada en el edificio del Ministerio de Educación tras la promesa de las autoridades de reincorporar a los trabajadores afectados por las medidas oficiales. Lejos de abrir el diálogo, en el ministerio los esperó la guardia de Infantería.

Bullrich sigue de vacaciones y hasta el momento no se ha pronunciado sobre el conflicto que podría terminar con cerca de 3 mil trabajadores en la calle.

Embed


Temas