-

-

-

El Gobierno aún no se define acerca del nuevo impuesto a los cigarrillos

05 de enero de 2017

La cuestión preocupa a entidades de consumidores, pero también a las propias tabacaleras y la cadena comercial, sumida en una anarquía de precios. Los kioskos especulan con los precios de venta al público.

El gobierno sigue sin definir qué hará con los impuestos al tabaco, mientras crece la especulación en kioskos y la incertidumbre de consumidores obligados a pagar un precio de hasta $70 por atado, que implica un aumento superior al 40%.

La cuestión preocupa a entidades de consumidores, pero también a las propias tabacaleras y la cadena comercial, sumida en una anarquía de precios.

La falta de comunicación oficial sobre la prórroga o ratificación de dos impuestos que afectan a los cigarrillos hace que los kioskos especulen con los precios de venta al público.

El gobierno debería ratificar la continuidad del impuesto interno al tabaco, cuya alícuota subió por decreto en mayo del año pasado, del 60% al 75%, mientras que otro gravamen que debe ser ratificado es el llamado Fondo de Asistencia Social (FAS), que por ley es del 21%, pero cada año se reduce esa alícuota en 7%.

Embed

Ambos impuestos regían hasta el 31 de diciembre último y el gobierno no publicó todavía su prorroga el Boletín Oficial. La industria tabacalera estima que la demora oficial se debe al cambio ministerial en Hacienda. Pero la especulación surge a partir de la no ratificación de la ley de devolución del IVA del 5% al consumo, que vencía también el 31 de diciembre y no se publicó en el boletín oficial, dándose oficialmente por suprimido ese beneficio a los consumidores.

Ese atraso legal hace que los kioskeros, que aseguran tener la nueva lista de precios, aplican aumentos superiores al 40%, restringen la venta a un atado por persona o directamente argumentan que no le entregaron mercadería y se niegan a vender aprecios viejos.

A fines del año anterior se dio la misma situación, pero como el gobierno había adelantado que no se modificaría la estructura impositiva, no hubo especulación sobre el precio y la prórroga delos gravámenes se publicó recién el 7 de enero.

Voceros de la industria tabacalera argumentan que el aumento de precios no está avalado por las compañías y ratifican que los precios vigentes son los del 30 de noviembre, cuando se aplicó el último aumento.

Temas

En Vivo