-

-

Un nuevo motín de presos en Brasil dejó al menos diez muertos

14 de enero de 2017

La Policía Militar logró controlar la pelea entre el Comando de la Capital (PCC) y el Sindicato del Crimen (SDC) en la cárcel de Alcaçuz. Desde que comenzó el año ya hubo más de cien asesinatos.

Al menos diez presos murieron este sábado -al menos tres de ellos fueron decapitados- durante un nuevo motín en una cárcel de Brasil. Esta vez fue en Natal, noreste del país.

La rebelión comenzó a las 16.30 locales (19.30 GMT) en la Penitenciaría Estadual de Alcaçuz, la mayor del estado brasileño Natal. Miembros de una banda invadieron otra sección de la cárcel, donde había integrantes de un grupo rival.

Embed

Según el periódico Folha de Sao Paulo, la disputa se libró entre miembros del Comando de la Capital (PCC), la organización criminal más importante del país y con base en Sao Paulo, contra el Sindicato del Crimen (SDC), una banda que lucha por el control de las rutas del tráfico de drogas en esta región de Brasil.

En tanto, la Policía Militar, según el sitio O Globo, retomó el control de la cárcel.

La situación en la penitenciaría de Alcaçuz es crítica: tiene capacidad para 620 presos y alberga actualmente a 1.083.

Desde que comenzó 2017, ya son más de cien los muertos por peleas entre presos y revueltas en las cárceles de Brasil. Hace dos semanas hubo tres motines, todos en la región amazónica. Al menos sesenta murieron en una revuelta el lunes en Manaos. Otro enfrentamiento dejó 33 presos muertos en Roraima, el jueves, en venganza por los muertos en el motín anterior. Y otros cinco fueron asesinados el sábado en Manaos.

Temas

En Vivo