-

Con un aluvión de decretos, Trump arrancó su primer día como Presidente

23 de enero de 2017

El polémico magnate devenido presidente firmó decretos sobre el aborto, empleo público, Fuerzas Armadas, la Asociación Trans Pacífico y el Obamacare. Enterate qué decidió.

En el primer día de gestión el flamante presidente de los Estados Unidos, Donald Trumpfirmó una batería de decretos que comienzan a marcar el rumbo que le dará a su gobierno. Una de esas medidas, por ejemplo, frenó la importación de limones desde la Argentina lo que generó preocupación entre los productores locales y en el ministerio de Agroindustria que conduce Ricardo Buryaile quien hace apenas unas pocas horas se mostraba confiado en que no había marcha atrás en ese tema.

Trump definió además:

Embed
- Congelar las contrataciones en el gobierno federal con excepción de las que realicen las Fuerzas Armadas. El objetivo es reducir la nómina de empleados públicos y así controlar el tamaño de la fuerza laboral estatal. En campaña Trump había prometido "enfrentar y reducir" la burocracia del Estado federal. La orden firmada este lunes parece ir en ese sentido y ser la primera de muchas que vendrán tendientes a regular el tamaño del Estado, una histórica obsesión del Partido Republicano.

- Prohibió el uso de fondos del gobierno federal para subvencionar a grupos que practiquen o asesoren sobre el aborto en el extranjero. El decreto también prohíbe la financiación de los contribuyentes a los grupos que presionan para legalizar el aborto o promoverlo como un método de planificación familiar.

- Firmó además un decreto para que los Estados Unidos se retire del Acuerdo de Asociación Trans Pacífico (TPP) al tiempo que anunció que impondrá trabas al comercio extranjero y que encargará un plan para ayudar a estimular el sector manufacturero norteamericano. En rigor este decreto es apenas una formalidad ya que el TPP todavía debe ser ratificado en el Senado estadounidense, algo altamente improbable a partir del control republicano de dicha cámara. El TPP ya fue refrendado en 11 países que en su conjunto representan el 13,5% de la economía mundial.

Embed
- El mismo día de su asunción, el viernes pasado, había firmado su primer decreto. A través de esa orden administrativa determinó que los órganos y agencias oficiales "tomen todas las acciones acordes con la ley para minimizar la carga económica y regulatoria" del Obamacare, una reforma de salud aprobada por la administración anterior. El objetivo es "crear un mercado de seguros de salud más libre y más abierto".

Más temprano, en la jornada que él mismo había calificado como "Día Uno" de su gobierno, Trump se reunió con "altos ejecutivos" de distintas empresas a quienes les dijo que si sus firmas se quedan en Estados Unidos, "cortará impuestos masivamente tanto para la clase media como para las compañías".

Según Trump, esos impuestos bajarán hasta un rango de entre el 15 y 20%, frente al 35%, "o probablemente más, 38%" actual. "Creemos que podemos reducir las regulaciones en un 75% tal vez más", sostuvo.

Embed
Y les pidió: "Lo único que tienen que hacer es quedarse, no se vayan y no despidan a su gente en los Estados Unidos".

Horas antes y en la misma línea, Trump anunció, aunque sin detalles, que quiere renegociar la posición de su país en el NAFTA, firmado con Canadá y México, que rige desde 1994, y que el nuevo presidente calificó como "el peor acuerdo comercial" de la historia, culpable de la pérdida de empleos y del cierre de empresas que emigran a países vecinos para abaratar costos.

Se espera que la renegociación del NAFTA se inicie el 31 de enero en una reunión bilateral con su par mexicano, Enrique Peña Nieto; mientras ya están evaluando un encuentro similar con el canadiense, Justin Trudeau.

Embed



Temas