-

A pesar de las explosiones, Samsung gana un 10% más en 2016

24 de enero de 2017

Samsung obtuvo en 2016 un beneficio operativo de US$25.137 millones, un 10,7% más que el año anterior, pese a las pérdidas de su división de telefonía tras el fiasco del Galaxy Note 7.

En el cuarto trimestre su ganancia operativa fue de US$7.910 millones, lo que supone un 50,11% más que lo registrado en el periodo octubre-diciembre de 2015 gracias a las ganancias derivadas de su rama de semiconductores.

Esta cifra es, además, un 77,34% superior a la del trimestre julio-septiembre, en la que el beneficio operativo de Samsung se resintió por los casos de incendio de sus teléfonos Galaxy Note y su posterior retirada.

Este suceso causó a la empresa una pérdida operativa de US$5.247 millones.

El gigante tecnológico surcoreano logró además en todo 2016 un beneficio neto de US$19.556 millones, lo que supone un 11,3% más que en 2015.

Tan solo en el trimestre octubre-diciembre su ganancia neta fue de US$6.098 millones, un 13,3% interanual más y un 56,16% mas que en los tres meses precedentes.

"Los resultados del cuarto trimestre vinieron impulsados por el negocio de componentes, principalmente los segmentos de unidades de memoria y pantallas", detalló la empresa en un comunicado, en el que destacó el efecto favorable del fortalecimiento del dólar frente al won surcoreano, algo que multiplica su competitividad y beneficios.

Embed
Aunque la facturación de la compañía el cuarto trimestre del año pasado fue de US$45.793 millones, apenas un 0,03% interanual más, Samsung anunció también una recompra de acciones por valor de unos US$7.736 millones.

Un respiro frente al escándalo

Todas estas señales de solidez financiera contentaron a los inversores, y una hora después de iniciada la sesión en la Bolsa de Seúl los títulos de la empresa con sede en Suwon se apreciaban un 0,37%.

Los datos publicados suponen un respiro para la empresa tras el fiasco del Galaxy Note y la implicación de la compañía en el escándalo de corrupción de la "Rasputina" que sacudió Corea del Sur.

Esto último llevó a la fiscalía a pedir la semana pasada una orden para detener al número uno del grupo Samsung y vicepresidente de Samsung Electronics, Lee Jae-yong, que finalmente no se materializó al ser desestimada por un tribunal, evitando el que habría sido un durísimo golpe para el conglomerado.

Temas

En Vivo