-

Allanaron la casa del carnicero acusado de matar al empresario español

26 de enero de 2017

El carnicero no estaba en la vivienda y desde fuentes policiales trascendió que se estaría movilizando en un Chrysler Stratus patente BVW 730.

La Policía buscaba intensamente a un carnicero de nacionalidad paraguaya como posible implicado en el crimen del empresario español Roberto Fernández Montes, cuyo cuerpo fue encontrado descuartizado en la ciudad bonaerense de Cañuelas.

Se trata de Pedro Fernández Torres, de 51 años, que está siendo buscado por Interpol ya que pesa sobre él desde este miércoles por la noche una orden de captura internacional. Este jueves por la tarde la División Homicidios de la Policía Federal allanó la casa del prófugo, ubicada en Paula Albarracín y Avenida Huergo, en la localidad de de 9 de Abril, partido de Esteban Echeverría, a tan solo 50 metros de donde fue hallado incinerado el auto de la víctima.
El carnicero no estaba en la vivienda y desde fuentes policiales trascendió que se estaría movilizando en un Chrysler Stratus patente BVW 730.
Las sospechas apuntan a que Fernández Torres es el hombre que acompañó al yerno de la víctima, Santiago Corona, a sacar del edificio lo que sería el cuerpo de la víctima envuelto en una frazada de color crema, según se pudo ver en las imágenes de las cámaras de seguridad. Además, sería quien ayudó a Corona a subir al auto de la víctima el bulto que sacaron del ascensor.
Las primeras pesquisas habían apuntado a que el acompañante de Corona era Ricardo Arce López, de 41 años, un mecánico que había trabajado para la víctima, el cual se encuentra detenido, pero éste habría presentado una coartada para reforzar su afirmación de que no estuvo presente en esa escena. Según trascendió, la carnicería perteneciente a Fernández Torres cerró por vacaciones, mientras que el comerciante le habría dicho a sus allegados que tenía que hacer algunos "trabajos".
También se supo que no se había registrado en las fronteras salidas al exterior del carnicero buscado. El empresario de la construcción Fernández Montes fue visto por última vez el pasado sábado en el barrio porteño de Caballito y apareció muerto al día siguiente en la localidad bonaerense de Cañuelas. Por el caso se encuentran detenidos el yerno del hombre y Arce López.
El cuerpo semicalcinado que apareció el domingo en Cañuelas fue reconocido este martes por la familia de Fernández, gracias a una cadena con una cruz de acero quirúrgico que usaba el hombre. La investigación comenzó el último domingo, cuando se presentó en la Comisaría 11 la hija del empresario, quien denunció que no sabía nada sobre el paradero de su padre desde el sábado a la mañana.
La joven, junto con quien era la actual pareja de su padre, ingresó al domicilio de Fernández ubicado en la calle Aranguren 36 de Caballito y notaron la falta de un acolchado en la cama de la habitación principal. Los familiares decidieron mirar las cámaras de seguridad del edificio y llevarlas a la Policía. En las imágenes se ve a dos personas que cargan un bulto envuelto en una frazada ensangrentada, al que bajan del ascensor y luego cargan en el auto de la víctima.
El auto Suzuki Fun apareció incendiado el pasado lunes en jurisdicción de la Comisaría Tercera de Transradio, a metros de la casa del carnicero. El cuerpo de Fernández Montes estuvo en la morgue de La Plata durante dos días como NN.
Este martes, los investigadores encontraron 20.000 dólares en el auto de Corona y se sospecha que ese dinero habrían sido robado de la casa de la víctima. Para los investigadores, la plata que pertenecía a Fernández, y que estaba oculta en el motor del jacuzzi del baño de la víctima, fue robada por los sospechosos el día del crimen. Los billetes fueron encontrados dentro de una bolsa plástica negra, oculta en la goma de auxilio dentro del baúl.
Sin embargo, el abogado Matías Morla, dijo que ese dinero "no es nada" en relación al monto de un seguro de vida que Corona sacó a nombre de su suegro, con su esposa como beneficiaria. "Lo descubrimos del extracto bancario de Roberto y esto demuestra que fue un crimen planificado y que se organizó con animosidad y alevosía por lo menos hace unos seis meses. Realmente es un asesino y tiene una mente muy siniestra porque acompañó a las hijas de Roberto a los hospitales cuando lo estaban buscando", expresó el letrado.

Temas

En Vivo