-

-

Fin del misterio: por qué el tomate perdió su gusto original

30 de enero de 2017

Los científicos estudiaron el problema por primera vez después de que la hortaliza más consumida del mundo perdiera su sabor característico.

Un grupo de científicos de China, Estados Unidos, Israel y España unieron fuerzas para descubrir por qué el tomate perdió su sabor característico a pesar de ser una de las hortalizas más producidas y consumidas en todo el mundo.

De acuerdo con el estudio científico publicado en la revista Science, el tomate perdió su gusto cuando se suprimieron los genes que resaltaban su sabor natural. Lo positivo es que gracias a este descubrimiento le permitirá a los productores volver a introducir ese factor en sus cosechas.

Embed
Para descubrir este hecho, los científicos tuvieron que analizar el ADN de 398 variedades de tomates, incluidas las silvestres, industriales y orgánicas. En todas las experiencias realizadas a lo largo de 10 años se comprobó que los primeros era los más gustosos.

"Las variedades comerciales modernas del tomate contienen cantidades significativamente menores de muchos de los compuestos químicos relacionados con el sabor que otras variedades más antiguas", explicó Antonio Granell, del Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas de Valencia (España).

El tomate es uno de los alimentos más utilizados en la gastronomía de muchos países pero antes de que se convirtiera en una fruta domesticada era pequeño y tenía un sabor complejo.

Lo que pasó fue que después de la Segunda Guerra Mundial comenzaron a producirse cosechas más grandes de tomates bien redondos, rojos y firmes, y resistentes a plagas, para sacar el mayor provecho económico.

El resultado fue el buscado, pero se perdió el sabor del tomate silvestre.


Temas