-

-

-

-

Empresarios ya advierten que trasladarán el tarifazo de luz a los precios

01 de febrero de 2017

Desde distintos sectoresafirman que están trabajando sin rentabilidad por la apertura de las importaciones y que no podrán absorber los mayores costos energéticos. El tarifazo de la luz repercutirá en los precios finales de alimentos, indumentaria y en la industria.

Las empresas representadas por la Unión Industrial Argentina (UIA) ya analizan qué porcentaje del aumento de tarifas anunciado por el Gobierno transferirán a precios, en medio de una fuerte preocupación por demora en la salida de la caída de la actividad económica.

Así lo confirmó el vicepresidente de la UIA y presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, quien admitió su temor de que los "brotes verdes" se vean afectados.

Embed
Los técnicos de la central fabril están analizando el impacto de la suba de tarifas, fundamentalmente en el rubro de las pequeñas y medianas empresas que tienen su matriz productiva intensiva en este tipo de energía, indicó el empresario.

Funes de Rioja dijo que la Argentina necesita mejorar su provisión de energía porque actualmente las fábricas "sufren la interrupción del servicio" cuando las temperaturas se encuentran muy altas o muy bajas.

En declaraciones a radio Continental el empresario dijo además que "es una preocupación" para las compañías ver cómo manejan el impacto de las nuevas tarifas eléctricasrespecto de cuánto pueden absorber dentro de su estructura de costos y cuánto transferirán a sus clientes, los consumidores.

Embed
Por su parte, las empresas textiles aseguraron están operando "sin rentabilidad" en la Argentina y no podrán absorber el aumento de tarifas eléctricas que anunció el Gobierno, por lo que tendrán que trasladar a precios.

Así lo estimó Jorge Sorabilla, presidente de la fundación Pro Tejer, quien aclaró que el sector aún no tiene un análisis pormenorizado sobre cuál será el impacto de las nuevas tarifas en cada uno de los subsectores textiles.

Estimó que todo va a depender de la zona donde se consume y si el proveedor es un mayorista o si es Edenor o Edesur, pero aclaró que los textiles están "preocupados" porque hoy el sector "no tiene rentabilidad para poder absorber estos mayores costos".

Embed
El sector textil terminó el 2016 terminó con una caída de ventas del 30% en volumen, por lo que afectó el nivel de actividad, de empleo y quedó stock, dijo Sorabilla en declaraciones a la radio Once Diez.

El consumo de textiles en 2016 en la Argentina cayó un 15 por ciento y se importó un 7% más en volumen, aunque en prendas se compró al exterior un 30% más en relación al 2015 y en las confecciones del hogar, se importó un 40% más.

La importación de sábanas y toallas, por ejemplo, creció un 60 por ciento en 2016, en comparación con el año anterior, a pesar de que en la Argentina hay una producción muy fuerte de estos productos.

Embed
El problema, dijo el empresario, es que esos productos fueron importados desde el sudeste asiático y China. Sorabilla indicó que "todos los cañones" están apuntando a recuperar el nivel de actividad en 2017 porque la caída de las ventas terminó impactando en el empleo: se perdieron 10.000 puestos de trabajo en el sector y unos 5.000 trabajadores están suspendidos.

Temas

En Vivo