Un hombre nació sin pene y ahora tendrá uno biónico

07 de febrero de 2017

Andrew Wardle nació con vejiga ectópica, una extraña condición que sufre uno de cada 20 millones de hombres. Los médicos lograron solucionarlo por entonces y el hombre logró orinar con normalidad. Pasaron 44 años y un equipo de cirujanos de la University College de Londres diseñó un miembro a base de músculo, piel y nervios extraídos del brazo izquierdo de Wardle.

Tras cuatro años de procedimientos y estudios, los especialistas lo implantaron, y ahora queda la última prueba final para "sintonizar" su pene biónico. Los médicos y especialistas le dijeron que durante 14 días, más allá de la actividad que desarrolle, debe mantener una erección, de cualquier manera.

Andrew vivió una larga depresión, abusó de las drogas y hace pocos años intentó suicidarse. En ese punto su hermana pidió ayuda. Un médico de su infancia les comunicó que había muchos avances al respecto en cirugía y que podría haber alguna esperanza.

Embed

Los cirujanos de la Universidad College de Londres aceptaron el desafío y decidieron realizar la complicada operación en tres fases, que implicaba el uso de la piel del antebrazo para construir el órgano. Los médicos utilizaron parte importante de piel, con sus vasos sanguíneos y nervios, enrollándola como un tubo antes de hacer el injerto en el área púbica.


Finalizado el proceso de operación, el hombre del pene biónico acudió a la televisión norteamericana para explicar cómo fue todo el proceso, en particular la prueba de fuego: tras la cirugía Andrew deberá aguantar una erección del pene sin descanso durante 14 días, mientras, por supuesto, debe seguir haciendo su vida normal.

Andrew Wardle el hombre sin pene

Cuando le preguntaron si había elegido un pene biónico de grandes proporciones, Andrew respondió que depositó su confianza en los médicos para la elección del tamaño y la forma de su nuevo miembro.

Temas