"Me mandé una cagada", dijo el sospechoso por el doble crimen de Punta Lara

07 de febrero de 2017

Hugo Hidalgo era pareja de una de las víctimas. Había renunciado a su trabajo y antes de irse le dijo esas palabras a sus compañeros. El hombre continúa prófugo.

El único sospechoso que tiene la causa por el doble crimen de Punta Lara está prófugo. Antes de renunciar a su trabajo, les dijo a sus compañeros: "Me mandé una cagada" y esas palabras ahora toman más relevancia para la investigación.

Se trata de Hugo Hidalgo, el inquilino de la vivienda en donde hallaron sin vida a Maruja Pérez Chacón ( con quien mantenía una relación ), y su hija Shirley Cielo Barrientos de 15 años.

Embed
Las autopisas podrán realizarse recién dentro de 72 horas porque debido al avanzado estado de descomposición, los cuerpos necesitan frío para poder ser analizados.

La mujer de 50 años y su hija estaban desaparecidas desde el 28 de enero. Cuando los policías llegaron a la casa encontraron un arma blanca con manchas de sangre, un piso con pintura fresca y la tierra del patio removida.

Asi encontraron los cuerpos.mp4
La hija y hermana de las víctimas, Kimberly, aseguró en declaraciones a C5N que Hugo Hidalgo tenía buena relación con su mamá. "Le había ofrecido trabajo como barrendera en un predio. Le dijo que necesitaba cinco chicas que con ellas dos, le faltaban tres más. Mi mamá estaba buscando trabajo, pero mi hermana no, ella es menor. El hombre le dijo que eso lo podían arreglar con una firma de ella", contó la joven que está en Perú.

"Cuando mi mamá no va a a trabajar el domingo y no me contesta los mensajes, le escribo a este hombre que nunca me contesta. Dos días después, llamo al celular de mi mamá y me atiende un hombre que me dice ´no está, no está´y me corta", agregó la mujer.

Sobre el prúfogo, Kimberley dijo que "las cuidaba mucho". "Tenía una muy buena relación con mi mamá", agregó.



Temas