¿Los robots del futuro verán Netflix?

28 de febrero de 2017

Netflix abrió camino con el streaming e innovó en la producción de contenidos, pero la ambición de su fundador, Reed Hastings, desconoce límites: la plataforma continuará su evolución así tenga que seducir a los todopoderosos robots del futuro para lograrlo.

"En 20 años habrá una inteligencia artificial muy importante. De aquí a 20 o 50 años habrá mucho debate sobre qué pasa con la humanidad. Así que es divertido pensar en lo que le sucederá al entretenimiento en ese contexto. No estoy seguro de si entonces los estaremos entreteniendo a ustedes o a las inteligencias artificiales", bromeó Hastings en el Congreso Mundial de Móviles que se celebra en Barcelona.

Hastings accedió a entrar en el juego de fantasear con el hipotético futuro de Netflix, pese a que advirtió que en tecnología no se debe especular porque es imposible predecir su curso.

¿Y cuál es el secreto para estar a la vanguardia de la tecnología sobrevivir en un mundo tan cambiante: cómo una empresa que en 1997 enviaba DVD por correo postal se convierte en una de las plataformas de contenidos más importantes del mundo?.

Embed
"Lo que hacemos es intentar aprender y adaptarnos, en lugar de comprometernos con una particular visión de qué va a pasar en el futuro. Si despega la realidad virtual, nos adaptaremos a ello, si hay lentillas con un poder asombroso, nos haremos a ellas. Somos muy flexibles y aprendemos sobre la marcha", señaló.

Además de su capacidad de evolución, Hastings presumió de la audiencia global de Netflix -casi 100 millones de suscriptores-, de sus contenidos de calidad (no se puede pasar por alto que en su haber están series como "House of Cards o "Narcos") y de su fomento de las producciones locales.

"Siempre tuvimos la intención de producir el mejor contenido, pero poder hacerlo con creadores de todo el mundo es increíble. Es una plataforma que da audiencias globales a productores locales", defendió.

El ejecutivo también subrayó que Netflix tuvo un impacto en la forma de ver contenidos: la "libertad" de poder ver lo que se quiere cuando se quiere y de forma ilimitada (los "atracones" o "binge viewing") hará que, a su juicio, más cadenas de televisión abandonen sus emisiones lineales asociadas a horarios fijos en pos de una fórmula bajo demanda.

La sombra de la plataforma es tan alargada que su CEO espera que incluso las operadoras de telecomunicaciones sucumban a sus encantos y empiecen a ofrecer a los usuarios tarifas planas de datos para ver vídeo.

En ese contexto, el móvil, según Hastings, será cada vez más el dispositivo con el que consumir contenidos audiovisuales.

Entre las medallas que Hastings se colgó esta tarde en el Mobile World Congress también estuvo la contribución de Netflix a la lucha contra la piratería sin recurrir a campañas de denuncia: el directivo destacó que cada vez más usuarios optan por el contenido legal gracias a los buenos catálogos.

Temas