Misterio en Francia: buscan a una familia entera que desapareció hace dos semanas

04 de marzo de 2017

Se trata de la familia Troadec, integrada por un matrimonio y sus dos hijos. Sospechan que el mayor que padece trastornos mentales y podría haber sido el autor de la desaparición.

La desaparición entera de una familia tiene en vilo a la policía francesa. Se trata de los Troadec de quienes no se sabe nada desde hace dos semanas. La familia está conformada por: Pascal, Brigitte y sus hijos, Sebastien de 21 años y Charlotte de 18. Vivían en una casa situada a la periferia de la ciudad de Nantes y están desaparecidos desde el 16 de febrero.
Los investigadores sospechan de un trágico desenlace ya que en la vivienda encontraron rastros de sangre.
Embed
Además, se encontró el auto del hijo mayor.El vehículo, un Peugeot 308 apareció en Saint-Nazaire, a 60 km. de la casa familiar, en el noroeste de Francia. El coche, de color gris claro, se encontraba estacionado en el aparcamiento de una iglesia cerca de una zona portuaria, donde se cree que está estacionado desde la semana pasada.
Los investigadores revisaron el vehículo pero no encontraron nada. Sin embargo, sospechan de que Sebastien tiene algo que ver con la desaparición ya que el joven padece trastornos psiquiátricos.
El miércoles apareció una nueva pista. Los pantalones de Charlotte con su tarjeta de la seguridad social en uno de los bolsillos fueron descubiertos en una vivienda de un pueblo rural cercano a Brest a 280 km. al noroeste de la casa familiar.
En esa vivienda encontraron algunos datos que llamaron la atención de los policías: Las camas estaban sin sábanas, algunas de ellas se encontraban en el secador y la lavadora estaba llena de ropa húmeda. Además en la heladera había restos de comida.
Embed
En la casa estaban aparcados dos coches que pertenecían a la familia: un Audi A4 y un BMW. La primera era utilizada por Pascal, trabajador de la sociedad Visotec Arlux, especializada en la fabricación de letreros de neón. El otro vehículo era de su esposa Brigitte, empleada de un centro de finanzas en Nantes.
Según los primeros testimonios que recolectaron los investigadores, el hijo tenía una personalidad un tanto "especial".En 2012, cuando era alumno de instituto, Sebastien profirió amenazas de muerte en un blog. Al año siguiente, también colgó en un foro de aficionados al videojuego mensajes como: "Lo que más detesto es mi reflejo" o "¿qué es lo que me pone triste? Mi vida". Entre los numerosos mensajes encontrados en Twitter también se encuentra uno que dice: "Si se supiese realmente lo que pasa por mi cabeza, se me tomaría por un loco sin moral".

Temas